jueves, 27 de agosto de 2020

La lavandera, de Violeta Parra

La lavandera, 1879. Angel Lizcano Monedero

                                                       LA LAVANDERA

                                                       Aquí voy con mi canasto
                                                       de tristezas a lavar,
                                                       al estero del olvido,
                                                       dejen, déjenme pasar.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       Tu cariño era el rebozo
                                                       y nos abrigó a los dos,
                                                       lo manchaste una mañana
                                                       cuando me dijiste adiós.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       En la corriente del río
                                                       he de lavar con ardor
                                                       la mancha de tu partida
                                                       que en mi pañuelo dejó.
                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       Soy la triste lavandera
                                                       que va a lavar su ilusión,
                                                       el amor es una mancha
                                                       que no sale sin dolor.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       De "Violeta del pueblo", 1976

#MujeresPoetas #PoesíaEnEspañol

sábado, 22 de agosto de 2020

Ida Siekmann, primera víctima del muro de Berlín


Hoy al personaje que quiero dedicarle mi atención es Ida Siekmann, que es considerada la primera víctima del Muro de Berlín y que murió el 22 de agosto del año 1961.

Es una historia estremecedora. Vivía en Berlín cuando el 13 de agosto de 1961 vio como le levantaban un muro delante de la puerta de su casa. Cuando al finalizar la II Guerra mundial en el año 1949 las potencias vencedoras se repartieron la ciudad, el edificio en el que vivía quedó en manos soviéticas. Pero su calle, la acera y los edificios de la acera de enfrente, estaban en zona francesa.

Ida Siekman vivía sola, y al igual que el resto de la ciudadanía de Berlín, se movía interzonas sin ningún problema, para ir a trabajar, a comprar, o a visitar a su hermana. Pero casi 20 años después de acabada la guerra, levantaron el Muro de la noche a la mañana dividiendo la ciudad en dos zonas, y quedó totalmente aislada de sus seres queridos. Ni siquiera podía salir a la calle por la puerta principal, tenía que hacerlo por una trasera. Y días después, empezaron a tapiar las puertas y ventanas de toda la calle. Miembros de los Grupos de Combate de la Clase Obrera y Volkspolizei controlaban a todas las personas que intentaban entrar en las casas, y los residentes eran sometidos a controles rígidos, incluso en los pasillos.