sábado, 20 de mayo de 2017

Mujeres del 36 (1): Soledad Real


Soledad Real López nació en el barrio de La_Barceloneta, hija de una bordadora y de un obrero metalúrgico, un labrador de Almansa (Albacete) emigrado a Barcelona. Su infancia fue muy triste, como hermana mayor se vio obligada a ayudar en las tareas domésticas desde muy pequeña y a los 9 años empezó a trabajar cosiendo a domicilio para una modista del barrio.

Las relaciones con su madre fueron muy conflictivas, Soledad lo contó con voz propia en diversos medios. Su madre era de clase acomodada, era huérfana de un militar y había sido educada en un colegio de pago. Su novio la abandonó tras dos años de relaciones, y este hecho la dejó muy marcada socialmente. Nunca llegó a aceptar su condición de esposa de un obrero metalúrgico, madre de tres hijos, que malvivía en una de las minúsculas casas de la Barceloneta. Su frustración personal, solía descargarla en sus hijos.

En cambio, con la figura de su padre sí que se llegó a identificar. Antes de llegar a Barcelona, Valeriano Real ya había sufrido cárcel y castigos durante su dilatado Servicio Militar. Militante de UGT, de ideología socialista y preocupado por el desarrollo cultural y político de la clase trabajadora, participó activamente en las huelgas de la Maquinista.

lunes, 15 de mayo de 2017

Mujeres del 36


Me encontré con el personaje de Soledad Real por casualidad,  y quedé fascinada por su historia y su personalidad. Tirando del hilo, fui a parar a otras historias de mujeres fascinantes coetáneas suyas, con las que había compartido luchas, sufrimientos y cárcel. Por qué estas mujeres no son conocidas, ni siquiera en los ambientes activistas, se lo debemos a la represión franquista, primero, y a las dificultades posteriores para recuperar la memoria histórica de las personas que militaron en el bando de los vencidos en la guerra civil española.

No sabía como denominarlas, y me decidí por llamarlas "Mujeres del 36" porque pertenecen a esa generación que vivieron muy jóvenes la Guerra Civil, conocieron los campos de refugiados de Francia, una gran parte fueron devueltas a España a causa del infausto Decreto Daladier, sufrieron la dura represión franquista, y pasaron largo tiempo en las cárceles. Pero eso no impidió que le plantaran cara a la dictadura desde la clandestinidad. Muchas de ellas llegaron al feminismo cuando en España lo que predominaba era ideología degradante de la Sección Femenina. Son, o fueron, porque ya han muerto casi todas ellas, mujeres tan valientes y admirables, que no es entendible que no se haya recuperado su memoria y se las haya tratado como verdaderas heroínas, que es lo que eran.

Es por eso que he querido reparar esa tremenda injusticia y, dentro de mis posibilidades, contribuir a visibilizarlas. Llevarlas a la Wikipedia, o completar sus biografías si ya están presentes, y traerlas a este humilde blog, en el que inicio una serie de entradas para darlas a conocer, para explicar sus vidas y sus obras. Son mi manera de colaborar en la tarea de reconocerlas y homenajearlas.

Mujeres así han existido y existen, y hasta podría haberlas conocido personalmente, porque hemos coincidido en algunos momentos de la historia tanto en el lugar, como en las fechas y en los espacios. Pero no las conocí, aunque me hubiese gustado tanto...