martes, 31 de enero de 2017

Saturación urgencias hospitalarias

 


Desde hace ya demasiado tiempo, venimos padeciendo una saturación crónica de los servicios de urgencias de los grandes hospitales públicos de Barcelona, entre ellos el Moisès Broggi, que es el que más nos afecta por ser el Hospital que atiende a varias poblaciones de nuestra comarca, el Baix Llobregat, y además está situado en nuestra ciudad, Sant Joan Despí. Habría que hacer un buen diagnóstico de las causas de esta situación y poner un tratamiento urgente.

Y lo que nos podría decir un buen diagnóstico es que muchos de los pacientes que llegan a urgencias seguramente no habrían llegado si hubieran tenido un buen control en la atención primaria. Necesitamos dotar de los recursos necesarios a los CAP para que puedan hacer una gestión más adecuada de los pacientes crónicos. 

La situación actual de la sanidad pública en Cataluña no es nueva y no es sólo consecuencia de la epidemia de gripe que cada año se da por estas fechas, que la agrava notablemente. Las políticas de recortes iniciadas con la crisis económica de 2008 son la causa principal, pero también hay que remarcar que el modelo que se ha ido gestando, de privatización de los servicios públicos de salud, y las escasas y a veces inexistentes políticas de educación y prevención de la salud, nos han llevado a lo que se ha denominado colapso del sistema sanitario.

Sindicatos, profesionales y personas usuarias hablan en diferentes medios de sus experiencias, preocupaciones e inquietudes. Desde el propio personal sanitario, se informa a los pacientes de que si no reciben una atención adecuada no duden en poner una reclamación y que se haga llegar al Síndic de Greuges.

Los movimientos sociales y las diferentes plataformas y mareas han mostrado su rechazo a la situación, coordinando propuestas y acciones y defendiendo la calidad de los servicios y las políticas de salud.

Desde el mundo local no podemos ser ajenos a esta situación, que genera tanta preocupación y sufrimiento a las personas usuarias, así como presión y preocupación a los trabajadores y trabajadoras sanitarias.

La falta de un mensaje claro por parte de los responsables políticos y los gestores de los diferentes sistemas, y los mensajes dirigidos a culpabilizar al personal sanitario, crea una sensación de abandono, que sólo queda compensada por la profesionalidad y compromiso del personal sanitario.

Es fundamental recuperar la normalidad del sistema público de salud, y esto no podrá ser posible si el nivel presupuestario no vuelve a los estándares anteriores a la crisis. También hay que dar un vuelco definitivo a la reincorporación al sistema público de todos aquellos servicios que se han privatizado, así como la dotación presupuestaria necesaria para la implementación de las políticas de educación y prevención de la salud, fundamental para conseguir una sociedad más madura y capaz de hacer frente a situaciones epidémicas como la de la gripe.

El problema sanitario es de todos y todas, y tenemos que afrontarlo de forma transversal, y sumando fuerzas. Trabajando desde el Foro Social del Baix Llobregat, desde las mareas y entidades vecinales, desde las instituciones, presentando mociones, apoyando las movilizaciones que convocan los profesionales de la sanidad, presionando desde todos los frentes, pero también de forma positiva haciendo un seguimiento y aportando propuestas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario