miércoles, 26 de noviembre de 2014

Moderata Fonte, una mujer del renacimiento


Hace unos meses tuve ocasión de asistir al curso "Dones, literatura i pensament: Christine de Pisan i Moderata Fonte". Coordinado por Rosa Rius y Giorgina Rabassó, el curso tenía como objetivo recuperar la memoria de estas dos escritoras del renacimiento y reivindicar su importante contribución a la literatura y al pensamiento filosófico. La primera sesión, dedicada a Christine de Pisan, me pareció interesante e instructiva pero no me descubrió nada nuevo, puesto que ya conocía a la autora.

La segunda sesión, en cambio, fue todo un descubrimiento, y mi primer acercamiento a esta mujer admirable y su obra. Estuve investigando en Internet y pude comprobar que había muy poca información sobre ella, ni siquiera aparecía en la versión en castellano de la Wikipedia, Una injusticia y un agravio. En ese momento me prometí a mí misma que, desde mi humilde posición, haría todo lo posible por divulgar su legado, y fruto de ello es este post que empiezo a escribir en este momento. También me alegra comunicar que ya tiene su entrada en la Wikipedia. Como la he escrito yo, me concedo a mi misma la licencia de copiar aquí su biografía.

Moderata Fonte (1555-1592) fue una escritora veneciana. Además del diálogo por el que es más conocida, Il merito delle donne (1600), también escribió poesía religiosa y romántica. Algunos detalles sobre su vida se han conocido gracias a la biografía escrita por su tío Giovanni Niccolò Doglioni (1548-1629), incluido en los diálogos."


Nació el año 1555 en la República de Venecia. Modesta Pozzo fue la segunda hija de Cicilia y Hieronimo de Pozzo, que murieron a causa de la peste cuando ella sólo tenía un año. Junto a su hermano Leonardo, tuvo que irse a vivir con su abuela materna y su segundo marido Prospero Saraceni. Siendo aún muy pequeña fue a estudiar al convento de Santa María, donde pasó varios años y, gracias a su extraordinaria memoria, se la presentaba a menudo como una niña prodigio. Allí aprendió a cantar, a leer la lengua vernácula y a coser. A los 9 años volvió a casa de su abuela, el señor Saraceni le permitió leer los libros de su biblioteca, y comenzó ella sola a estudiar latín. El marido de su abuela también la animó a que escribiese desde muy joven.

Como cualquier mujer veneciana de la época, Fonte aprendió a diseñar, pintar y tocar el laúd y el clavicémbalo; al tener prohibido asistir a la escuela de gramática, aprendió sobre la materia preguntándole a su hermano cada día lo que había aprendido. 

Posteriormente Fonte se fue a vivir con la hija del Messer Saraceni y su marido, quien publicaría la biografía de la autora en 1593, en siete páginas, y con el título "Vita della Signora Modesta Pozzo de'Zorzi nominata Moderata Fonte". Doglioni la ayudó en sus estudios y escritos y finançió su primer libro "Floridoro". En esta época comenzaría a usar el nombre de Moderata Fonte. Cuando tenía 27 anys, Doglioni le eligió como marido a un abogado llamado Filippo de Zorzi. La pareja se casó el 15 de febrero de 1583. Durante el matrimonio ella siguió escribiendo, algo extraño en la época, ya que las mujeres no acostumbraban a escribir una vez casadas. Después de diez años de matrimonio y tres hijos, Modesta murió en Venecia durante el parto de su cuarta hija el 2 de noviembre de 1592, a la edad de 37 años. 

Doglioni la describe en su biografía como una mujer extremadamente inteligente. Como madre, permitió que sus hijas estudiasen latín, cantasen y tocasen instrumentos. Acabó su última obra "Il mérito delle donne" el mismo día de su muerte, de manera que se tuvo que publicar póstumamente en el año 1600.

La obra más importante de Moderata Fonte es "El mérito de las mujeres". Es una contestación directa al libro de Giuseppe Passi "Defectos mujeriles" que había sido publicado un año antes y en el que se trataba a la mujer como un ser inferior. Como estilo, utiliza el diálogo, muy popular en la época, aunque utilizado sobre todo por hombres escritores. Moderata Fonte imagina un grupo de siete mujeres solas que se reúnen durante dos días, apartadas del mundo, en un hermoso jardín veneciano.

Ninguna de esas mujeres tiene una dignidad especial, todas son igualmente valiosas. Disfrutan de la amistad, a la que llama razón de todo bien. Se ha escrito mucho sobre el amor y poco sobre la amistad, viene a decir. Todas esas mujeres están ligadas por sus conocimientos.

El texto se configura como una transcripción de una conversación entre mujeres que critican las costumbres de los hombres y reivindican la libertad. Son mujeres de diferentes estados civiles, solteras, casadas, viudas, unas expertas y maduras, otras jóvenes y novatas. Los nombres son significativos, Virginia, Leonora, Cornelia, todos nombres de mujeres virtuosas. Las mujeres sólo están bien cuando están solas y las que son más felices son aquellas que pueden vivir sin la compañía de un hombre. Si el hombre tiene alguna buena costumbre, algún comportamiento digno, es porque lo ha aprendido de su madre, de su hermana, de su niñera o de su esposa.

Sin la presencia de hombres, es importante que las mujeres solas se formen, además de que se expresan con más sinceridad. La ausencia masculina les da .un estado de libertad. Todas estas ideas están expresadas en un texto del siglo XVI

Entre las mujeres que participan en el diálogo resalta la figura de Corinna, con la que la autora tiene una afinidad especial. Se trata de una figura femenina nueva, no prevista por el orden patriarcal, es la virgen que por elección propia rechaza el matrimonio, escapando así al control de los hombres y apuntando la posibilidad de un sujeto femenino independiente.

"O feliz Corina - dijo Lucrecia -  ¿cuál mujer en el mundo se os puede igualar? Cierto ninguna: no viuda, puesto que no puede presumir de haber penado un tiempo; no maridada, puesto que espera todavía, no doncella que espera marido porque espera de penar y se dice por proverbio que marido y año malo nunca han de faltar. Feliz y beatífica por lo tanto vos y quien sigue vuestro estilo y mucho más porque os ha dado Dios tan sublime ingenio que os entretenéis en vistuosísimas aciones y empleando vuestros altos pensamientos en los amados estudios de las letras, humanas y divinas, emprendéis una vida celeste, estando todavía en las tribulaciones y peligros de este mundo, que vos rechazáis, rechazando el comercio de los falacísimos hombres, concediéndoos por entero a las virtudes que os harán inmortales."

Otra de las novedades del texto de Moderata Fonte es que se dirige a un público de mujeres, a ellas va destinado este diálogo que se entretiene en la descripción de unguentos y plantas medicinales y se divierte mimando los defectos de los hombres. La pluralidad de voces tras las que se esconde la autora permite muchos juegos: la ironía, la paradoja que expone un argumento y luego su contrario alternando fórmulas. Afirmación y negación que permiten decir todo lo que se piensa y después negarlo. En este juego la autora puede ocultarse tras las voces de sus personajes, poniendo en movimiento el recorrido sinuoso de la literatura. 


domingo, 16 de noviembre de 2014

El Proyecto Castor y el rescate a Florentino


Transcribo aquí el posicionamiento de nuestro Grupo Municipal en el pleno de Sant Joan Despí del pasado 13 de Noviembre respecto al Proyecto Cástor y la indemnización a la empresa de Florentino Pérez. La moción fue presentada por el Grupo de CiU, que seguramente sólo tenía la intención de atacar al gobierno del PP, pero no de denunciar el escándalo. A mi me pareció interesante aprovechar la ocasión para informar sobre como se había desarrollado todo el proceso y alertar sobre la burbuja del gas, de la que nadie habla pero que la tenemos encima y explotará en cualquier momento dejándonos aún más en la miseria. Es el capitalismo ultraliberal que nos oprime.

"Este Decreto Ley que estamos denunciando es el número 60 en toda la legislatura. Son muchos, demasiados, y nos dan idea de una forma de gobernar poco democrática. Este, en concreto, no tiene otro objetivo que salir al rescate económico de Florentino Pérez y su Proyecto Castor. Uno más de los rescates-estafa con recursos públicos que se han venido haciendo en los últimos años.

Esta es una etapa más de la burbuja del gas, que se inició con la compra masiva de gas natural a futuro con el objetivo, se dijo entonces, de garantizar el suministro eléctrico a partir de centrales de ciclo combinado. Unas centrales que fueron construidas por las empresas de siempre, que hoy están ociosas y que comportan un sobrecoste en el recibo de la luz. Eso sí, las empresas que las construyeron hicieron un gran negocio.

Como parte de este proceso especulativo se han construido depósitos de almacenamiento de gas, entre ellos el conocido como Castor, cuya adjudicación se produjo a finales del 2010, cuando la crisis ya era evidente. Se trata de un proyecto que no era necesario y no era viable, como se ha demostrado.


Este proyecto inicialmente se ubicaba en territorio catalán. Y fueron las exigencias medioambientales del Grupo de ICV-EUiA en el Parlament, la oposición del territorio, entre ellos de la Plataforma del Senia, y diferentes estudios los que forzaron a sus promotores a cambiar la ubicación inicial, situándolo en las costas de Castellón, donde la connivencia política ha sido total.

El rescate multimillonario a Florentino es un escándalo y hay que hacer todo lo posible para pararlo. Este proyecto ha estado cofinanciado con recursos del Banco Europeo de Inversiones. No puede ser que la troika revise hasta el último céntimo que se gasta en pensiones y que mire a otro lado cuando se dilapidan dineros públicos en un proyecto que ha cofinanciado la UE.
Lo más grave de la situación es que mientras se perpetra este rescate-estafa, la dinámica especulativa del sector gasístico continúa. Las empresas siguen comprando gas natural a futuro, provocando una sobrecapacidad gasística y convirtiendo España en el primer importador de gas de Europa.

Más allá de la especulación, las apuestas por proyectos de este tipo perpetúan el modelo basado en combustibles fósiles y son un obstáculo para el cambio de modelo energético. No se tiene en cuenta que el modelo energético actual no es sostenible, tanto a nivel ambiental como económico. La Agencia Internacional de la energía ha alertado de la crisis energética y del colapso del modelo actual, así como de la necesidad de transitar hacia un modelo basado en el ahorro, la eficiencia y las energías renovables.

En este mismo sentido, rechazamos que se haya recurrido al Tribunal constitucional  la consulta de Canarias sobre las prospecciones petrolíferas. El Gobierno del PP no quiere escuchar la opinión de la ciudadanía ni en este caso ni en ningún otro que difiera de lo que ellos piensan. En cambio sí que escuchan y velan por los intereses de los Florentinos, que normalmente van en detrimento del interés general.


La solución al agotamiento de los recursos no vendrá de la explotación de nuevos espacios con reservas inciertas de combustibles fósiles y arriesgando el patrimonio natural y la biodiversidad sino por un nuevo modelo energético. Votamos a favor de esta moción." 

lunes, 21 de abril de 2014

Entrevista a la Asociación Violeta en Radio Despí


El pasado 11 de Abril la Asociación Violeta fue protagonista del programa Boca Orella de la emisora local (Radio Despí). Mari Carmen Gómez y Angels Martínez, socias de Violeta, fueron entrevistadas por Sonia y Alex, presentadores del programa, y a lo largo de media hora fueron desgranando las actividades de nuestra asociación y analizando la realidad de muchas mujeres de nuestra localidad y de las mujeres en general.

Transcribo algunas de las cosas que se dijeron, aunque recomiendo que se vea el video entero, porque no tiene desperdicio.

- ¿Cómo nace la Asociación Violeta?
- Nace de un grupo de mujeres que nos reuníamos en un grupo de ayuda mutua, en el que participábamos mujeres con diferentes problemáticas. Allí nos dimos cuentas que estábamos cuatro, cinco mujeres exactamente, que habíamos pasado por la misma situación, que habíamos sufrido violencia de género en nuestras relaciones. Y de ahí, estuvimos participando en este grupo de ayuda mutua, superando problemas, ayudándonos, apoyándonos emocionalmente y cuando el taller terminó, decidimos que queríamos seguir adelante, porque nos dimos cuenta que había mucha falta de apoyo a las mujeres. Y entonces, ¿quién mejor que nosotras, que conocíamos el problema, que ya en cierta manera lo habíamos superado, para ofrecer ese apoyo a mujeres que comenzaran a enfrentarse a ese problema?

-¿De qué año estamos hablando, más o menos?
- Del 2003. Decidimos crear una asociación, empezamos a mover papeles y en 2005 finalmente quedó legalizada la asociación.



- Supongo que en estos años habéis visto cambios sociales importantes
- No

- ¿Cómo lo veis ahora?
- No muy bien

- En los medios escuchamos menos el tema de la violencia de género
- No se escucha menos. Se ha normalizado, se da como un dato más, pero la violencia persiste año tras año. El número de asesinadas no baja. Y eso es nada más la punta del iceberg de la gran desigualdad que hay debajo.

- Nos hemos acostumbrado, lo vemos como algo más normal, pero hay que destacar que en lo que llevamos de 2014 ya han muerto más de 20 personas a manos de sus parejas.
- Bueno, quería apuntar que la violencia de género y el maltrato que sufren las mujeres no sólo son las víctimas, que son las que se reflejan en los medios de comunicación. Hay muchas denuncias, hay muchas mujeres que lo están pasando muy mal, que están viviendo en un auténtico infierno... y no es que haya menos casos, es que se denuncia menos porque hay menos asistencia, se ha recortado muchísimo las ayudas a las mujeres. Las mujeres que no tienen el apoyo de las instituciones, se lo piensan y aguantan porque no ven como salir de esa situación.

Sobre las actividades de Violeta
- Nos dedicamos sobre todo a hacer concienciación. Uno de nuestros trabajos más delicados es el apoyo a mujeres que nos piden ayuda, piden información. Las atendemos en la asociación dándoles información, porque no tenemos profesionales que nos apoyen, somos un grupo de mujeres que dedicamos nuestro tiempo libre a ésto, les decimos lo que pueden hacer, y sobre todo las derivamos a centros institucionales donde hay asistencia psicológica, jurídica, a la asistenta social para que a través de ella puedan solicitar ayudas... y también realizamos actividades para las mujeres que ya han tomado una decisión de romper con esa relación de violencia, ahora estamos haciendo un taller de ejercicio físico, Cuerpo en movimiento... es una manera de encontrarnos, de hacer algo por nosotras, para recuperar la autoestima.

- Una de las cosas más importantes de la asociación es que se ha propiciado un espacio de reunión para las mujeres, un espacio que no existía. Sobre todo las mujeres más mayores no tenían ámbitos donde expresarse, donde exponer en común sus problemáticas y buscar soluciones. Estos espacios lo que consiguen es que unas a otras se fortalezcan, se den cuenta de que pueden hacer muchas cosas. Inicialmente se les da un apoyo, pero luego ellas con su participación se van dando cuenta de sus capacidades y van pudiendo salir de sus vidas anteriores, y además sirven de ejemplo a otras muchas mujeres

- Las mujeres que llegan a la Asociación no vienen diciendo "yo soy una mujer maltratada". Saben a qué nos dedicamos, vienen para pedir ayuda, "que puedo hacer, porque mira, me ha pasado ésto". Hasta que realmente son conscientes de que han estado sufriendo maltrato, de hasta donde las ha llevado esta relación abusiva, es un largo camino el que tienen que recorrer. 

Sobre las denuncias
- La denuncia cuesta mucho ponerla. No es tan fácil como dejan entender los medios de comunicación, en los que se banaliza. De hecho, hemos tenido entrevistas con algún juez, con el que hemos coincidido en un programa de televisión, y fuera de cámara nos dio la razón. Los medios de comunicación hablan, algunos con intereses, de denuncias falsas. Cuando hay un juicio porque una mujer denuncia y no se pueden demostrar los hechos que la mujer denuncia, el juicio queda archivado por falta de pruebas. Y a eso lo convierten en denuncia falsa, cosa que no es cierta. La violencia suele pasar dentro del hogar, en el ámbito más privado, y es muy difícil que se pueda demostrar. 

Juventud y violencia machista
- Está saltando la alarma social, porque entre gente joven las actitudes de maltrato se están recrudeciendo cada día más. Los profesores de institutos, que son los que presencian esta violencia en las aulas, a veces nos han pedido asesoramiento. Nosotras como asociación no tenemos la capacidad de ofrecer soporte de este tipo, no tenemos la infraestructura necesaria y nos dedicamos a ésto de forma totalmente voluntaria. Vemos la necesidad de que se involucren las instituciones- Hace 3 años había unos cursos y talleres organizados desde el ayuntamiento en los que se trabajaba la violencia con la gente joven. Por culpa de los recortes eso ya ha desaparecido. La prevención es la que más sufre con los recortes.

Sobre el feminismo
- Una de las cosas que tenemos pensadas es hacer un tipo de escuela feminista...
- ¿El feminismo no es igual de malo que el machismo?
- No, en absoluto, eso es un desconocimiento total de lo que es el feminismo.
- Igualitarismo estaría de acuerdo, pero feminismo, machismo...
- ¿Tu qué entiendes por feminismo?
- Priorizar el sexo femenino
- No. ¿Dónde lo dice eso? No hay ni un manual, ni un estudio, ni un ensayo, ni una conferencia... nada, no hay ni un movimiento de mujeres que diga que feminismo es una superioridad de la mujer por encima del hombre. Para nada es lo contrario del machismo.
- ¿Es un método de contrarrestar el machismo?
- Es la idea fundamental de que la mujer es persona. Eso es el feminismo. Lo que pretendemos es una igualdad de derechos, somos personas, y como personas queremos que se nos trate, queremos estar en los mismos centros de poder que los hombres, queremos decidir... el feminismo está haciendo un gran trabajo, y si lo tuvieran más en cuenta cuando hacen los grupos de trabajo para tratar temas como el aborto, no invitan nunca a las feministas, cuando ellas llevan años estudiando todos los temas de mujeres. Y jamás son convocadas, ni para pedirles una opinión, ni para pedir asesoramiento.

jueves, 10 de abril de 2014

Jamileth Chavarria, la bruja mensajera


Hace algún tiempo que tengo pendiente escribir sobre la visita que Jamileth Chavarría hizo a Sant Joan Despí en el mes de Noviembre del año pasado, invitada por la Asociación Violeta. No soy muy amiga de adoraciones ni de devociones, más bien soy de las que respetan en silencio y con calma el talento ajeno. Pero Jamileth es de esas personas que impresionan y dejan huella. Por su sencillez, por su inteligencia, por su tenacidad y su fuerza interior.

Las primeras noticias que tuvimos de ella nos llegaron a principios del mes de Julio al correo de Violeta. Una vecina de nuestra ciudad, que ahora vive en Madrid, la había conocido y en un mensaje lleno de respeto y admiración nos recomendaba que la trajéramos a nuestro pueblo y escucháramos su historia:

"La semana pasada asistí, por curiosidad, a un cinefórum en una asociación de mujeres en Madrid en el que proyectaban un documental llamado "La radio de la jungla". El documental cuenta la historia de Jamileth Chavarría, una nicaragüense que creó, en su pueblo natal, (Bocana de Paiwas) la Radio Palabra de Mujer, una de las primera radios creada y hecha por mujeres en el país desde donde se defiende el feminismo, se denuncian los maltratos que sufren las mujeres en el pueblo y los programas se destinan a la lucha contra el machismo.

Gracias a ella y a su programa de radio, Yamileth se ha convertido en una inspiración en la lucha contra el machismo y los derechos de la mujer en Nicaragua, un país con una sociedad altamente machista. El caso es que esta mujer se vino a vivir a España (hace un par de años) y ahora da algunas conferencias y charlas por Madrid".


Por aquella época la Asociación Violeta no vivía uno de sus mejores momentos, problemas personales internos nos tenían inmersas en interminables disputas que intentábamos resolver de todas las maneras posibles. Aún así, los cariñosos elogios de nuestra ex-vecina  me llenaron de curiosidad y decidí buscar por Internet datos sobre esta mujer de la que nunca antes había oído hablar. Y para sorpresa mía encontré bastante información, debido sobre todo al hecho de que su documental ha recibido varios premios. Rápidamente quedé fascinada por el personaje y transmití ese entusiasmo a mis compañeras de Violeta de forma tan efectiva, que decidimos que teníamos que conocerla lo antes posible, a ella y su historia. Y después darla a conocer.

Y dicho y hecho. Montamos un grupo de trabajo para organizar el acto, nos pusimos en contacto con Jamileth, y a  las pocas semanas pudimos hacernos fotografías como ésta a la llegada de nuestras visitantes a nuestro pueblo:


El documental "La radio de la Jungla", dirigido por la alemana Susane Jäger, describe cómo es la vida en Bocana de Paiwas, un pueblo del interior de Nicaragua, narrada a través de las voces de sus mujeres y hombres. Una de las voces más reconocidas es la de Jamileth Chavarría, fundadora, junto a otras mujeres, de la emisora de radio "Palabra de mujer". Su programa, "La bruja mensajera", es el más escuchado de toda la programación. Y tiene mérito, porque se emite a las 5 de la mañana.

La bruja mensajera es una señora de 86 años que vive en un cerro lejano, y que cada día vuela en su escoba hasta la emisora de radio para ver a través de su bola de cristal la vida de los campesinos, reprenderles en el caso de que se hayan comportado mal, y aconsejarles siempre. Lo ve absolutamente todo, lo que ocurre en las casas, en las calles o en los campos, y es muy estricta, sobre todo cuando observa que un hombre pega a una mujer, algo muy habitual en la machista Nicaragua. Entonces alza la voz, sin rencores ni odios, y reprocha al maltratador sus acciones afeándole su actitud.. Y a las mujeres les recomienda que salgan de ese círculo vicioso y busquen la compañía de las feministas de la Casa de la Mujer.


En esta zona de Nicaragua, y también en el resto del país, el uso de la violencia por parte de los hombres para intentar solucionar sus diferencias es muy habitual. La violencia contra la mujer también forma parte de la vida cotidiana. Diariamente los medios de comunicación publican noticias de mujeres golpeadas, violadas y asesinadas por hombres. Y eso hace que a las mujeres les cueste mucho más decidirse a salir de sus casas, porque puede llegar a costarles la vida.

Pero en Bocana de Paiwas las mujeres intentaron hacer algo para salir de esa espiral de violencia. Para un hombre maltratador el mayor castigo era que lo señalasen en la calle y que lo mirasen de mala manera, por eso temían a la Bruja Mensajera. Y cuando las mujeres se dieron cuenta que a través del humor podían educar, decidieron que “La Bruja Mensajera” era una buena alternativa para incidir en su pueblo y perdieron el miedo. La Bruja Mensajera se convertió, a partir de entonces, en la principal aliada de las mujeres maltratadas. Con nombres y apellidos empezaron a llegar las cartas a la emisora contándole a la bruja sus historias de sufrimientos para que al día siguiente ella “adivinara” lo que pasaba en sus casas. Era su manera de romper el silencio, y la Bruja era su voz.


La vida no ha sido fácil para Jamileth Chavarría. Feminista convencida, defensora de los derechos de las mujeres, sufrió personalmente y por medio de personas cercanas las consecuencias de las violaciones sexuales y la violencia familiar. Lo contó pausada y suavemente, con la voz quebrada por la emoción, en el coloquio que siguió a la proyección del documental. "Lo cuento porque cada vez que hablo de este secreto en público, me libero. No podemos seguir callando lo que pasa en el interior de las familias, si no se habla del tema, el abuso no se termina". Y el horror de la historia y la integridad de esa mujer nos puso un nudo en la garganta que se deshizo cuando ella recuperó la sonrisa y nos transmitió ánimos y fuerza para seguir adelante en nuestras propias luchas.

Tanta valentía y dedicación le pasaron factura a Jamileth. Recibió amenazas de muerte, y finalmente tuvo que abandonar Nicaragua para instalarse en un país extranjero. Luchadora como es, Jamileth ha seguido trabajando en Madrid desde las Brujas Migrantes y sus letanías, y como mujer empleada doméstica que es. Su sueño es ahorrar el dinero suficiente para volver a su país e instalar en su pueblo una emisora de radio dotada de todos los medios técnicos modernos.



Contra viento y marea, igual que ese día que nos despedimos en Barcelona. Para nosotras, mujeres de la Asociación Violeta de Sant Joan Despí, Jamileth es una amiga, nos hemos visto más veces, y es un espejo en el que queremos mirarnos. Pero es, además, una persona que nos ha enseñado que sin el feminismo es imposible erradicar la violencia machista, y que sólo empoderándonos como mujeres podemos superar el maltrato.

viernes, 28 de marzo de 2014

Meteduras de pata


De vez en cuando suelo quedar con las amigas de mi antiguo trabajo para comer, o cenar, contarnos las últimas noticias sobre nuestras vidas y  no perder el contacto. Es una cita obligada. Hoy hemos tenido uno de esos encuentros, que siempre me traen viejos recuerdos y me llenan de melancolía. Han sido muchos años compartiendo vivencias, desde que nos conocimos siendo casi unas niñas hasta que la vida, y el mercado laboral, nos fue separando.

Se echan de menos aquellos almuerzos diarios, a las 9 o 9,30 de la mañana, en los que hablábamos de todo, de nosotras, de nuestros jefes, de nuestros compañeros, de nuestros proyectos, de nuestras familias, cotilleábamos sin parar, nos reíamos, nos enfadábamos, discutíamos. Nos desahogábamos.

Al llegar a casa, he visto a la vecina hablando con dos chicas, y he recordado una anécdota de aquella época que nos hizo reír durante varios días. La voy a narrar como si me hubiera ocurrido a mi, aunque quizás le pasó a alguna otra de mis amigas. Nos lo confesábamos casi todo y disfrutábamos sobremanera contándonos esas meteduras de pata que todo el mundo tiene, pero no sé por qué, hay gente que parece que las atrae. Yo soy de esas. 


Entre mis amigos soy famosa por meter la pata un montón de veces, aunque no me traumatizo por ello. Esto es lo que me pasó hace ya mucho tiempo. Me llamó una amiga y me dijo que me iba a visitar su hermana para intentar venderme una enciclopedia. Aunque hoy en día parezca increíble, por aquel entonces se vendían enciclopedias, ¡Y llamando de puerta en puerta| Mi amiga me pidió por favor que la tratara bien aunque no le comprara nada, porque la pobre estaba muy deprimida. Yo, por supuesto, no pensaba comprar nada, ya tenía bastantes trastos en casa, y una enciclopedia no entraba dentro de mis cálculos. Pero la amistad es la amistad y tiene sus esclavitudes, y estaba dispuesta a comportarme de forma simpática con la hermana de mi amiga. 

Llegaba a casa de la calle, justo igual que en el día de hoy, y me encuentro llamando al timbre a dos mujeres, una joven y otra mayor. En ese momento no pensé en nada, porque si llego a pensar, aunque sólo fuera un poquito, ¡estaba tan claro!. Las hice pasar a las dos, inicié una conversación atropellada y les ofrecí un café, porque era primera hora de la tarde. Ellas me lo agradecieron, y aceptaron muy efusivamente. Las invité a sentarse, abrí una caja de galletas que por casualidad había por casa, que nunca suele haber porque tengo una familia muy golosa y siempre hay alguien que las abre y se las come. 

Mis dos visitantes estaban eufóricas. Me senté con ellas y empezamos a hablar un poco de todo, de la vida y esas cosas. Conversaciones muy trascendentales que a mi siempre me han gustado, pero no eran las más habituales en una vendedora de enciclopedias. Comencé a pensar que eran un poco conservadoras porque sus ideas eran clarísimamente antediluvianas, rayando el racismo y la xenofobia. Empecé a encontrarme incómoda. ¿Cómo era que la hermana de mi amiga, siendo tan joven, tenía esas ideas tan atrasadas? Y tan intransigentes. !Que diferente era a mi amiga!. Estaba dándole vueltas a esos y otros razonamientos cuando me sacaron el libro. Y entonces se me cayó la venda de los ojos.

Me dijeron que si lo leía detenidamente y seguía sus normas salvaría mi alma. ¡Ostras, claro! Eran testigos de Jehová, no era la hermana de mi amiga ni ninguna conocida suya, había sido una casualidad funesta haberlas encontrado en mi puerta. Acostumbradas como están a que las echen a patadas de las casas, estaban alucinadas con mi recibimiento, y se habían hecho ilusiones. Pero no... tampoco me convertí ese día. En cuanto me di cuenta de mi error las eché de casa diplomáticamente. ¡Y nunca más les he abierto la puerta! 

Pero vaya metedura de pata!

domingo, 23 de marzo de 2014

Mujeres de Sant Joan Despí: Gabriela de Frígola


Gabriela de Frígola Barbaza (1861-1947) fue la maestra de niñas titular de las escuelas nacionales de Sant Joan Despí entre los años 1886 y 1925. Junto con su marido, Joan Perich Valls, también maestro, trabajó toda su vida por una enseñanza digna en las escuelas nacionales, lo cual la llevó a mantener duros enfrentamientos con las autoridades municipales. Conseguida la titulación de maestra en la ciudad de Barcelona, por enfermedad de su padre pidió el traslado a Sant Joan Despí. El matrimonio habitaba la vivienda destinada a los maestros situada en el primer piso del edificio de la escuela, en aquellos años situada en la calle Bon Viatge número 5.

Coincidió con otras maestras de grato recuerdo en nuestra población, aunque no tan carismáticas como ella, como la hermana de su marido, Rosa Perich Valls, que impartía las clases de  labores y artes decorativa, y María Ferrer Salvat, que la substituyó tras su jubilación.

Gabriela de Frígola recibió en vida algunas distinciones a propuesta de organismos oficiales de enseñanza, entre ellos la Cruz de la Orden Civil de Alfonso XII, y su labor traspasó las fronteras de nuestra población. Esta afirmación puede comprobarse en las hemerotecas de periódicos como Abc o La Vanguardia, donde su nombre aparecía con asiduidad apoyando proyectos y actividades relacionadas con la enseñanza.

Dos años después de su jubilación, en 1927, se comenzó la edificación de las nuevas escuelas nacionales en la calle Rius i Taulet, por las que el matrimonio tanto había batallado. Llegaba el momento de los reconocimientos, así lo entendió la junta local de enseñanza que acordó, el 1 de Septiembre de 1925, proponer al pleno del Ayuntamiento que el edificio de la nueva escuela para niñas llevase el nombre de la maestra Gabriela de Frígola. Entre los méritos que se citan, como consta en la documentación conservada en los archivos municipales, se destaca que consiguió aumentar el número de matrículas, los resultados excelentes en los exámenes y la amplia formación que impartía

Este reconocimiento, sin embargo, no se llegó a hacer. Es posible que pesaran demasiado los enfrentamientos anteriores con la alcaldía (1914-1919), los pleitos con el Ateneo (1915) o, quizás, simplemente quedó en el olvido. En cambio, el homenaje se le hizo a dos hombres, al alcalde Laporte y al donante de los terrenos, Casas. Las escuelas se llamaron "Casas-Laporte".

Doña Gabriela fue una maestra olvidada del mundo oficial local, no se le hizo un homenaje con motivo de su jubilación y no se la tuvo en cuenta en la inauguración de la nueva escuela. El agravio aumentó con el tiempo, ya que su marido, Joan Perich Valls, sí que recibió un reconocimiento oficial el año 1973, cuando el Ayuntamiento de Sant Joan Despí, compuesto por regidores que habían sido alumnos suyos decidieron darle su nombre a una escuela de nueva creación.

La tarea pedagógica desarrollada por Gabriela de Frígola fue muy recordada durante muchos años. La memoria de la maestra permaneció en los ambientes domésticos de las mujeres que habían sido alumnas suyas o habían oído hablar de ella a sus madres. Algunos de los trabajos de las alumnas, que aún se guardan en las casas, demuestran una voluntad personal contra el olvido.

Esta maestra estuvo tan presente en la memoria de tantas mujeres de Sant Joan Despí, y durante tanto tiempo, porque aquella etapa de su vida fue el único momento de su formación como personas. Gabriela de Frígola tenía el don de la complicidad con sus alumnas, algo que las estimulaba y les proporcionaba una alta autoestima en el único período de formación que muchas mujeres tuvieron a lo largo de su vida, formación de la cual se sentían muy orgullosas.

Tenemos una deuda con Gabriela de Frígola toda la ciudadanía de Sant Joan Despí. Le debemos ese reconocimiento que se le debía haber hecho hace años y que se ganó con su labor y su espíritu de servicio a la comunidad. Que se recupere su figura, sus trabajos, y que se la de a conocer a toda la población es una deuda que tenemos pendiente y que nadie se ha planteado seriamente saldar.

Fuente: "Les dones i la història al Baix Llobregat II", Montserrat Duran i Albareda 

lunes, 17 de marzo de 2014

El feminismo de la diferencia y el feminismo de la igualdad


La Fundació Nous Horitzons está organizando un curso sobre Polítiques de gènere i feminismes al que asisto los últimos viernes de cada mes. La última sesión trató sobre el feminismo de la diferencia y el feminismo de la igualdad, se analizaron las dos corrientes de pensamiento, sus orígenes y la polémica que existe entre ellas, o quizás más bien ha existido porque parece que ya está bastante superado. Procuraré no posicionarme a favor de uno u otro bando, pienso que todas estas discusiones son estériles, y que sólo consiguen dividir a las mujeres y perder el tiempo en debates superficiales. Dejaré hablar a las protagonistas, como se hizo en el curso, y que sean ellas las que se expliquen.

Buscando por la red una definición rápida y concisa que fije los puntos de partida y nos ayude a entender los documentos que a continuación expondré, ésto es lo que he encontrado:

El feminismo de la Igualdad reivindica el derecho a que las mujeres sean reconocidas en pie de igualdad con los hombres y denuncia la elaboración de diferencias de género, construidas por la razón patriarcal como categorías naturales, cuando no son sino construcciones sociales y culturales.

El feminismo de la diferencia revaloriza y reivindica el concepto de diferencia sexual como motor de la liberación de las mujeres y apuesta por la igualdad entre hombres y mujeres, pero no la igualdad con los hombres ya que no aceptan la masculinidad como el modelo a seguir.

Al final veremos si estas definiciones coinciden con las de las teóricas de ambos movimientos o son interpretaciones poco acertadas.

Empezamos visionando un video en el que Celia Amorós define lo que para ella es feminismo.

"El feminismo yo lo definiría como la lucha por la igualdad de los varones y las mujeres en tanto que seres humanos, en tanto que seres genéricamente humanos. Yo creo que se articula por medio de las vindicaciones. Las vindicaciones no piden otra cosa para las mujeres sino aquello que los varones mismos han definido como lo genéricamente humano. Y las mujeres quieren ser simplemente, no quieren la identidad, lo identitario masculino, quieren lo genéricamente humano. Y la vindicación, por lo tanto, no es querer la igualdad, como tantas veces se dice con mala fe, con lo identitariamente masculino, que los varones ni con toda su buena voluntad nos iban a poder dar, ni nosotros lo queremos, sino con lo genéricamente humano.

Y precisamente fue la ilustración la que desarrolló toda una serie de abstracciones en las que se concretaba lo genéricamente humano. Con ideas tales como las de sujeto, ideas tales como las de individuo, ideas tales como las de ciudadanía. Entonces el feminismo fue una radicalización de la ilustración. Es decir, si se pidió la igualdad, si se pidió lo que Amelia Valcárcel llama los iconos horizontales, las mujeres piden que por la misma regla de tres se les aplique a ellas en los mismos términos. Dice Mary Wollstonecraft que criticaremos a los déspotas de nuestros maridos del mismo modo que ellos han criticado a los aristócratas. Ya lo decía Simone de Beavoir, cuando las mujeres queremos ser simplemente seres humanos se nos dice que queremos ser hombres porque el varón ha acaparado lo genéricamente humano. Y entonces, se basan en el malentendido de solapamiento para malentender la vindicación. Y yo creo que el feminismo es, en su entraña misma, vindicación. Es también muchas otras cosas. Es crítica al androcentrismo, pero lo que le caracteriza en sentido fuerte y por eso tiene su tronco ilustrado, es la vindicación."


Que es el feminismo - Celia Amorós from Escuela inclusiva on Vimeo.

Celia Amorós, junto a Amelia Valcárcel y otras muchas mujeres teóricas del feminismo, sobre todo filósofas, son partidarias del feminismo de la igualdad. Tienen su punto de encuentro en Madrid, y durante una época que ya se ve bastante lejana, pudieron llevar a la práctica sus políticas desde el "Instituto de la Mujer". Sus ideas se vieron reflejadas, gracias a su lucha y presión, en la "Ley orgánica del estado 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género".


A continuación voy a transcribir algunos extractos de la conferencia de Fina Birulés del 7 de marzo de 2004 en el Palau de la Generalitat. Ha llovido mucho desde entonces, por medio se nos vino encima una crisis que está arrasando los derechos laborales y sociales de la ciudadanía, especialmente los de las mujeres. Sin embargo, la mayor parte de las cosas que dice siguen teniendo vigencia.

El texto completo se puede leer aquí, en catalán. En esta conferencia, titulada "las mujeres y la política"  Fina Birulés, profesora de filosofía de la Universitat de Barcelona, hace un repaso a la situación de la mujer en los últimos dos siglos.

"Me dedico a la filosofía, un saber conceptual que no suele resolver problemas. La filosofía tiende a problematizar lo que en principio parece que funciona. Se podría decir que la filosofía sirve para hacernos las cosas más difíciles: pensar significa detenerse allí donde tenemos la tentación de precipitarnos".

"Cuando preparaba lo que quería decir hoy aquí con el título “Las mujeres y la política”, recordé que Olympe de Gouges, la autora de la Declaración de 1791 de Los derechos de la mujer y la ciudadanía, manifestaba en un escrito el temor a ver sus ideas despiadadamente condenadas como palabras, decía ella de “una mujer que sólo tiene paradojas para ofrecer y no problemas fáciles de resolver”.

"¿Qué es una paradoja? Literalmente es una opinión contraria a la opinión común, la ortodoxia. Pero el diccionario recoge también otras acepciones del término, aquella que la identifica con un razonamiento que conduce a dos conclusiones mutuamente contradictorias y otra, que es la que a mí me interesa destacar hoy, que hace de la paradoja una figura retórica por la cual un enunciado aceptado se presenta de una forma inverosímil, absurda o contradictoria."

"Pero el feminismo también conoce las paradojas que han emergido y emergen de su propia lucha y de sus conquistas. En este caso basta pensar en las feministas de los siglos XVIII y XIX. Por un lado, rechazaban ser mujeres en los términos que dictaba su sociedad y querían participar en un ámbito público en el que no tuvieran ningún papel las diferencias entre los seres humanos por razones de sexo. Pero por otro, estas mismas feministas, a la hora de hacer sus reivindicaciones políticas, tenían que hablar en nombre de aquellas mujeres. De manera que esta necesidad de invocar un sujeto -las mujeres- producía la diferencia sexual y, por tanto, disminuía el intento de declararla irrelevante para los propósitos políticos. Aquí, pues, podríamos considerar que una de las paradojas del discurso político del feminismo radica en el hecho de que parece producir la misma diferencia que aparentemente busca cuestionar."

"En primer lugar, nos permite darnos cuenta de que el movimiento de emancipación femenina ha aspirado y aspira a armonizar dos movimientos de la democracia moderna que no siempre han marchado equilibrados: la universalidad de los derechos humanos y la dualidad de los sexos, presente en toda la tradición utópica del siglo XIX, o, por decirlo con otras palabras: buscamos conquistar lo universal en nombre de la primera diferencia humana, la diferencia de los sexos ... La reclamación política de paridad pretende, de hecho, el uno sin destruir el dos, la unidad sin eliminar la dualidad de los sexos".


"Olvidar esta, digamos, complejidad escénica es lo que lleva a pensar que el reconocimiento de la libertad femenina es asimilable a la mera igualdad de derechos, como si todas las verdades importantes sobre lo que está bien y lo que está mal sólo se pudieran formular en el lenguaje que ya tenemos. Este lenguaje sería el de unos derechos que se pueden reconocer a todos, a pesar de no haber sido otorgados a todos los seres humanos. De ahí que, a veces, se haya entendido precipitadamente que la libertad femenina se daría de forma automática en cuanto esos derechos fueran concedidos."

"Y cuando distingo entre igualdad de derechos y libertad política quizás podría ser ilustrativo recordar como en la antigua Unión Soviética, la emancipación de las clases más desfavorecidas y el logro de las metas de la igualdad no se presentaron precisamente acompañadas de la libertad política. La emancipación de las mujeres, o sea el hecho de que hayamos accedido a la condición de sujetos de derecho, no conlleva ni ha comportado la libertad femenina."

"De ahí que en el debate feminista no se haya atendido sólo a la igualdad sino también a la libertad, es decir, a la diferencia. Y, al hacerlo, se ha tomado en serio la paradoja y ha emergido la segunda cuestión central respecto del tema que nos ocupa: la dificultad de dar una definición del sujeto mujer. ¿Es posible una caracterización de la mujer que no implique una identidad normativa, que no excluya?"

"Las mujeres que tenemos derechos queremos, además, la libertad. Una muestra de que todavía falta mucho para poder hablar de libertad femenina en el ámbito público ya se manifestaba  en aquellos interminables debates parlamentarios a raíz de cuestiones como la anticoncepción o los diversos proyectos de ley "reguladores" del derecho al aborto."

"De hecho, ya hace mucho tiempo que las mujeres hemos dejado de considerar necesario "dar alas al vuelo de la queja" y practicamos formas de intervención política más allá de la política de la igualdad. Sabemos que hoy la política ha de ser inmodesta respecto de la modestia a que obligan las lógicas consensuales del único posible que sólo perpetúan lo que hay."

En el documento también se trata sobre la necesidad de crear espacios de mujeres heterogéneos donde hacer aflorar los conflictos con palabras y nombrarlos y se reflexiona sobre la violencia de género.

El feminismo de la diferencia tiene su foco en Barcelona, debido sobre todo a la influencia que históricamente ha tenido en Catalunya la cultura y el pensamiento de la vecina Francia, y de Italia. En estos países las teorías del feminismo de la diferencia eran predominantes en el colectivo feminista, con representantes como la filósofa francesa Luce Irigaray o las mujeres de la Librería de Mujeres de Milán. Partidarias de esta corriente dirigieron durante un tiempo el Institut Catalá de les Dones, e influyeron en la redacción de la llei 5/2008 del dret de les dones a erradicar la violència masclista, que intentaba corregir algunos de los errores de la ley estatal.

jueves, 6 de marzo de 2014

Guillermina Motta, Digueu-me per què

Una canción que me gusta y que refleja mi estado de ánimo actual. La conocía hace tiempo, pero la tenía olvidada. Y hoy, buscando información por Internet para una entrada que estoy escribiendo, la he redescubierto, y me ha apetecido traducirla y subirla a Youtube para compartirla con quien quiera escucharla

martes, 25 de febrero de 2014

Victoria Sau, guionista de cuentos para niñas


En algunas ocasiones he escrito en este blog sobre los cuentos (o cómics, como se llaman ahora) que solía leer cuando era niña. Los de la colección Azucena eran mis favoritos, sobre todo los de la primera época, que contaban historias de príncipes de ensueño que le cambiaban la vida a pobres chicas campesinas a las que encumbraban hasta el trono sin importarles las diferencias. No era consciente de que me estaban instruyendo para ser una fiel servidora de la sociedad patriarcal y que los príncipes azules no existen.

El pasado Viernes se le hizo un homenaje a Victoria Sau, una feminista tardía, según sus propias palabras, que llegó al feminismo en edad adulta, algo que no le impidió hacer aportaciones tan importantes que la convirtieron en persona imprescindible en la historia del feminismo español. A través de este acto he conocido que Victoria tuvo un pasado oscuro, y que allá por los años 50-60, en pleno franquismo, escribió guiones de cuentos, de radio, y unas cuentas novelas rosas estilo "Corín Tellado". Todo ello muy alejado del ideario feminista que nos ha transmitido.


Pero no seré yo quien se rasgue las vestiduras por este hecho. Para mi no disminuye ni un ápice mi admiración por la persona y por el personaje. Es muy fácil ahora criticar, desde nuestra plácida perspectiva de la situación actual. Por mucha crisis que haya, no tiene nada que ver con los duros tiempos que se vivieron en la época franquista. Igual que yo leía los cuentos con ilusión y placer, Victoria escribía los guiones, un trabajo que seguramente le gustaba, para sanear su economía. A mi me parece que es muy admirable, y ejemplo de feminismo real, salir adelante utilizando una de las pocas profesiones en las que las mujeres podían trabajar. Ya expliqué en las entradas que antes he referenciado que entre las guionistas y dibujantes de cómics abundaban las mujeres independientes, pues era una de las pocas profesiones en las que pudieron hacerse un hueco.

Y seguidamente pongo un cómic con guión de Victoria Sau. Realmente, la ideología que transmite es la típica de la época y del género, no se diferencia en nada de otros cuentos del mismo estilo. A pesar de todo, la lectura de estos cuentos ayudó a muchas mujeres a introducirse en el mundo de la lectura, a amar los libros y a desarrollar ideas propias. No todo fue negativo.

En esta historieta, Elvira es una chica joven y moderna que comienza a trabajar en una oficina. Todos sus compañeros y compañeras, mayores que ella, rechazan frontalmente todas sus ideas y actitudes. Hasta que Elvira les enseña lo que es realmente el compañerismo.


domingo, 16 de febrero de 2014

Remedios Varo, pintora surrealista


Siempre que viajo a Madrid, incluso las veces que lo hago acompañada o que he quedado con amigas de otras ciudades para compartir unos días, siempre, siempre, busco momentos para estar sola y visitar alguna exposición de pintura en algún museo, ya sea el Prado, el Reina Sofía o el Thyssen.

Es curioso, porque ni pinto ni soy experta en pintura, ni siquiera soy especial amante del arte. Y no frecuento los museos de mi ciudad. Pero recorrer exposiciones en soledad, llenándome de emociones, intentando descifrar los sentimientos de otras personas sin que nadie me explique lo que los cuadros representan, me da vida y me llena de satisfacción.

En mi penúltimo viaje a Madrid, a principios de Diciembre del año pasado, visité una exposición que me fascinó, "El surrealismo y el sueño". Aparte de repasar obras de los Dalí, Miró, y otros pintores muy conocidos, descubrí una joya de la que nunca antes había oído hablar. En primer lugar, porque como ya he dicho soy una ignorante en asuntos artísticos, en segundo lugar, porque es una mujer, y a las mujeres se las silencia. 

Remedios Varos. Su cuadro llamado "Papilla estelar" formaba parte de la exposición, y nada más verlo, llamó mi atención. No por el extravagante nombre, sino por lo que representaba. Una mujer pintando la luna dentro de una torre. Me recordaba una jaula. Alrededor de la torre, nubes grises, tormentas. Inmediatamente me identifiqué, porque así veo yo mi vida, llena de sueños y utopías, pero enjaulada.


Y a partir de ahí, quise investigar sobre la autora, su vida y su obra. Y no ha sido una tarea difícil, porque a pesar de mi incultura, Remedios Varos es una pintora reconocida, aunque no tan famosa como los hombres pintores de su generación, que han sido mucho más publicitados y promocionados.

Remedios nació en Anglès, Girona, en 1908. Desde pequeña mostró una inclinación natural hacia la pintura., de tal forma que su padre la animó a estudiar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, en la que ingresó a los 15 años. Allí tuvo como profesores a Ramón Benedito y Julio Romero de Torres. Al finalizar sus estudios contrajo matrimonio con uno de sus compañeros, Gerardo Lizárraga, con el que viaja a París, ciudad en la que permanecen un año. A su retorno, en 1932, se establecen en Barcelona, donde ejerce el oficio de dibujante publicitario.

Ruptura

En 1935 se separa de su marido y conoce al pintor Esteban Francés, que la introduce en el círculo surrealista de André Bretón. Durante la guerra civil española Remedios se alinea con el bando republicano. En este período, y debido a sus actividades de soporte a los antifascistas, conoce al poeta Benjamin Peret, con quien establece una relación amorosa, y parte a París por segunda vez. Allí vivirá hasta la invasión nazi.

En 1941 abandonan la Francia ocupada y emigran a México, país donde, gracias a la política de acogida de refugiados políticos del presidente Lázaro Cárdenas, son rápidamente nacionalizados y autorizados a relizar actividad laboral.

Armonía

En 1947 Remedios Varo se separa de Benjamin Peret, que retorna a París, ya liberado para entonces. Gracias a sus contactos anteriores y a sus actividades en México, Remedios viaja ese año a Venezuela como integrante de una expedición científica del Instituto Francés de América Latina. Allí trabaja enviando carteles publicitarios para Bayer y algunos otros trabajos de corta duración.

En 1949 regresa a México, donde continúa con su labor de ilustradora publicitaria. Hasta que en 1952 contrae segundas nupcias con el político austríaco Walter Gruen, con quien permanece hasta el final de sus días. Fue Gruen quien convenció a Remedios de que abandonara sus labores publicitarias para dedicarse enteramente a la pintura.

Hojas muertas

En 1955 presenta su primera colección colectiva en la Galería Diana. Al año siguiente presenta su primera exposición individual.

Durante su estancia en México la pintora conoció personalmente a artistas como Frida Kahlo y Diego Rivera. Pero también estableció fuertes lazos de amistad con otros intelectuales en el exilio, sobre todo con la pintora surrealista Leonora Carrington de la que era gran amiga.

Falleció de un paro cardíaco en 1963, en la Ciudad de México. El mes de Octubre pasado se cumplieron 50 años, la fecha pasó totalmente desapercibida.

Bordando el manto terrestre

Remedios Varo era una figura de primer orden en el movimiento surrealista, como también lo fue Leonora Carrington. Sin embargo, ni ellas ni ninguna mujer aparecen en la lista oficial de miembros del surrealismo. Ha sido necesario dejar pasar varias décadas para descubrir la cantidad de mujeres que se movieron en el seno de este movimiento. Los surrealistas pensaban en la mujer como una mediadora entre la naturaleza y el subconsciente, como una musa objeto de los deseos del hombre. Las escritoras y artistas que escogían trabajar en el marco de los principios surrealistas encontraban muchas contradicciones internas.

En la obra de Remedios Varo se unen lo científico y lo místico. Con un estilo narrativo, representa un espacio artístico donde la mujer no es un objeto, no pinta imágenes fálicas ni de alucinaciones, como sí lo hacen los hombres del movimiento surrealista. Ella pone énfasis en los sueños, en el consciente y en el inconsciente, en el pasado y en el presente. Hace un viaje al interior de la conciencia femenina, por eso es tan fácil identificarse con sus pinturas.

Mujer saliendo del psicoanalista

Enlace al documental de RTVE dedicado a la figura de Remedios Varo


.

lunes, 13 de enero de 2014

Navidades en Doha


Doha es la capital de Qatar, un pequeño país situado en el golfo pérsico, en una de las zonas más áridas del planeta. Tradicionalmente, en Qatar se malvivía de la pesca y del cultivo de perlas, hasta que se descubrieron importantes yacimientos petrolíferos y se empezaron a producir miles de barriles diarios. Y el gas, que superó al petróleo. Ahora es uno de los países más ricos del planeta.

De los casi 2 millones de habitantes de Qatar sólo 300.000 son qatarís, el resto son inmigrantes procedentes de todas partes del mundo, sobre todo de los países del sur asiático, India, Pakistán, Filipinas, etc. Cada mes miles de personas emigran a Qatar, lo que ha ocasionado un crecimiento explosivo de la población y una expansión caótica de la capital.

Desde hace un año mi hijo vive y trabaja en Doha, y ésta fue la causa de que estas navidades nos liáramos la manta a la cabeza, hiciéramos las maletas y nos dispusiéramos a pasar las fiestas navideñas en esa, a priori, poco atrayente ciudad.




Viajar con billetes stand by en algunas ocasiones es una aventura. Como familiares de un trabajador de la compañía aérea "Qatar Airways" tenemos derecho a estos billetes, que son muy económicos pero están sujetos a espacio. Es decir, si hay plazas una vez se cierra facturación, vuelas, si no, hay que esperar al siguiente. En esta ocasión el suspense se alargó hasta el último segundo, la decepción se duplicó porque nos habíamos presentado en el aeropuerto con la completa seguridad de que no tendríamos ningún problema, tras un exhaustivo seguimiento los días anteriores. Un cambio de avión de última hora, a una más pequeño con menos plazas, nos dejó al borde del desastre. Finalmente hubo suerte y pudimos conseguir nuestros asientos, aunque separados, en la última fila y al lado del retrete. Aún así, el viaje fue muy cómodo y placentero, sin ningún tipo de contratiempo.

A la llegada, el autobús del aeropuerto nos trasladó desde el avión hasta la zona de control de entradas. La primera imagen del país es una cola enorme, de horas, compuesta en su mayor parte por hombres hindúes esperando recibir el visado. Son las 11 de la noche, y no es la mejor noticia pensar que te vas a pasar al menos dos horas entre hombres que te miran de arriba a abajo de forma insolente y que te desnudan con la mirada. Sin embargo, a los pocos minutos, un funcionario abre las cintas y nos hace pasar a todas las personas de aspecto occidental a otra cola mucho más pequeña. Es la primera evidencia de que nos encontramos ante una sociedad muy clasista que no tiene ningún interés en ocultarlo, como lo hace la nuestra.


Desde el hotel la vista es impresionante. Lo primero que llama la atención es la luz, es diferente. Y esa especie de bruma con la que amanecía todos los días que aún no sé si era debida a la contaminación, a la arena del cercano desierto que emborrona la atmósfera, o simplemente a la humedad.

Doha es una ciudad de contrastes. Es cosmopolita, moderna y vitalista y, a la vez, la religión y las tradiciones están presentes en todas partes. A mis ojos de occidental son muchas las cosas que chirrían al observar la cotidianidad. Esas mujeres vestidas de negro, algunas tapadas completamente, y los hombres con sus túnicas blancas. Todos ellos visitando los abundantes y caros centros comerciales y gastando el dinero que les sobra a espuertas en caros productos de marca exclusiva


El alcohol está prohibido, aunque  se puede encontrar fácilmente en los clubes nocturnos ubicados en los hoteles caros. Nosotros no tuvimos ningún problema para celebrar nuestra cena de Nochebuena acompañándola con vino y cava. En cambio, en las comidas diurnas en cualquier bar o restaurante sólo tenías disponible agua, refrescos o zumos.

Los extranjeros residentes en Qatar pueden obtener permiso para comprar alcohol para uso personal previo pago de licencia. Es probable que detrás de esta iniciativa haya un negocio de pingues beneficios de un importador exclusivo, como suele pasar en estos casos. Esta vía de entrada es aprovechada también por los acaudalados qatarís, educados en Occidente, que bordean la ley para encontrar un escape a sus problemas cotidianos.

Me causa extrañeza que esté tan extendida la idea de que Doha es una ciudad fea y sin alicientes. Es caótica y dura, es cierto, los coches son los amos, hay grandes avenidas con pocos semáforos que hace que sea casi imposible cruzar las calles, y no hay aceras para pasear. Pero también tiene espacios bonitos, y sobre todo de noche, las vistas son impresionantes.



Esta foto no hace honor a la realidad. La verdadera belleza de esos paisajes están clavados en mi retina, y será difícil olvidarlos. La Perla, Al Corniche, el mar... también de día se pueden contemplar paisajes extraordinarios. Una prueba de ello fue la visita al Museo de Arte Islámico. Situado en una isla artificial, el museo es obra del arquitecto Leoh Ming Pei, autor también de la Pirámide del Museo del Louvre. La colección de obras no es abundante en cantidad, pero sí que es buena en calidad. Además, es gratuito. Y los exteriores, los patios, las fuentes... todo muy bonito y realmente impresionante.


Una de las actividades que más he disfrutado ha sido la visita al Zoco. Con innumerables callejuelas y tiendas de todo tipo, de alimentos, animales, antiguedades, y bares y restaurantes. En los bares no se bebe alcohol, se fuma algo que se llama sisha, no sé lo que es, aunque huele bien. No me gustó ver a los animales, sobre todo a los pollitos, pintados de colores, pero en fin... la cena en un restaurante iraní, sensacional!. Y coincidimos con otros españoles, algo que no es raro en Doha y que siempre se agradece.

En el Zoco tuvimos una de las escenas más pintorescas de nuestro viaje. Fuimos a comprar perlas a precio barato en una tienda del lugar. El dueño era nativo de Sri Lanka y nos trató como a reyes. Seguramente no compramos tanto como a él le hubiera gustado, pero fue en extremo amable y simpático. Hasta nos invitó a té.


El último día visitamos el desierto. En el camino encontramos varios pueblos salidos de la nada, desarrollados alrededor de los pozos petrolíferos y habitados por hombres en su inmensa mayoría. Por las calles no encontramos ni una sola mujer. Estaba prohibido hacer fotos, pero no pude resistirme a hacer unas cuantas desde el coche.


De la misma manera que aquí hay mucha gente que coge los esquís y se van a la nieve a pasar los fines de semana y desconectar, en Qatar cogen su todoterreno o su quad, y si no tienen lo alquilan in situ, y se dirigen al desierto a atravesar dunas a gran velocidad. Es todo un espectáculo ver los vehículos correr, supongo que conducir uno de ellos aún será más emocionante. Aunque es un deporte que no me atrae, yo disfruté más admirando la puesta de sol en el desierto.


Me dejo muchas cosas en el tintero, pero no es mi intención describir minuciosamente todas y cada una de las experiencias que he vivido, sino dar una idea general de lo que ha sido mi corto viaje. Por supuesto, lo mejor ha sido compartir tantos momentos inolvidables en familia. Y las ganas que me han quedado de volver, algo que haré, espero, en los próximos meses.