viernes, 28 de enero de 2011

Mujeres escritoras: María Lejárraga

¿Cuántas mujeres escritoras habremos tenido a lo largo de los siglos?. Aunque parezca mentira, nunca lo sabremos. Que una mujer ejerciera una actividad artística estaba mal visto, muy lejos de su función de servir al hombre y procrear, y cuidar de la casa y de los hijos. Muchas de ellas tuvieron que esconderse bajo un pseudónimo masculino, como Fernan Caballero (Cecilia Bohl de Faber) o George Sand (Amandine Aurore Lucile Dupin), otras firmaron con el nombre de sus maridos o familiares, a algunas se las ha rescatado con el tiempo, a otras no...

Inicio esta sección en la que más que hablar de las grandes escritoras (que también hablaré de ellas) me gustaría desempolvar a estas escritoras semidesconocidas. Conocer sus historias, y por qué se vieron obligadas a ocultar sus nombres.

Entre esas escritoras, uno de los casos más flagrantes es el de María Lejarreta. Es difícil entender hoy día que siendo una de las primeras feministas españolas, que tuvo una militancia social y política, tuviera esa dependencia emocional hacia su marido, al que le regaló todo el prestigio.

María de la O Lejárraga, más conocida como María Martínez Sierra, estaba casada con el dudoso escritor Gregorio Martínez Sierra, con quien colaboró estrechamente en sus escritos. Hasta el punto de que fue ella la autora de numerosos éxitos teatrales que aparecieron firmados por su marido.

Ella fue una de las innumerables voces de la España Republicana que la guerra arrojó al exilio. Algunas tenían un doble registro: el literario y el del compromiso social. Este fue el caso de María: pedagoga, literata, dramaturga, periodista, dominadora de idiomas, fundadora de sociedades en defensa de la mujer, diputada socialista por Granada en 1933; agregada comercial en la embajada española en Bélgica, bajo cuya tutela estuvieron cientos de niños refugiados en la guerra.

María nace en San Millán de la Cogolla (La Rioja) el 28 de diciembre de 1874, pero se crió en el pueblo de Carabanchel. Estudió magisterio. A los veintitrés años se enamora de Gregorio Martínez Sierra, un joven de diecisiete años al que le gustaba el teatro y escribir poemas. María y Gregorio se casaron el 30 de noviembre de 1900. Ella publicó con su nombre Cuentos breves. Realiza su primer viaje al extranjero para estudiar pedagogía. "Bélgica fue mi iniciadora al socialismo", reconocería. Allí descubrió que los muchachos y muchachas de la clase media hacían causa común con los trabajadores, y con ellos entró por primera vez a una Casa del Pueblo.

En 1906 Gregorio Martínez Sierra, su marido, se enamora de la guapa y joven actriz Catalina Bárcena. Rafael Cansinos-Assens recoge, en sus Memorias, este comentario del poeta Banco-Fombona: "Gregorio tiene alma de comerciante... Hasta aquí explotó el talento de su mujer... que es quien le escribe sus libros. Ahora va explotar la voz de oro de la Bárcena". Escribía María en silencio para Gregorio y lo compartía en silencio con Catalina. Esta situación imposible se prolongó durante años, hasta que en 1922 Catalina tuvo una hija con Gregorio. Entonces María se separó por fin y se fue a vivir a Francia, aún así siguió escribiendo para su marido.

Con la aparición de la revista Helios, en 1904, se intensifica la amistad de María con Juan Ramón Jiménez. Manuel de Falla fue otro de los grandes corresponsales y amigos de María Lejárraga. Su amistad fue tan leal y profunda como para convertirse en su confidente. Falla, a quien le llamaba en andaluz Don Manué, aceptó el humor de María de buen grado, y le debía hacer tanta gracia como para firmarse de esta manera en sus cartas a María, y alguna vez añadió er de las músicas.

La obra literaria de María de la O Lejárraga, bajo el nombre de Gregorio Martínez Sierra, es copiosa. Su novela Tú eres la paz, publicada en 1909, constituyó un best-seller. Tú eres la paz, forma parte del trío de novelas largas de la firma Martínez Sierra junto con La humilde verdad y El amor catedrático. El 21 de febrero de 1911 se estrenó en el teatro Lara Canción de cuna. A partir de este éxito, la carrera teatral de la firma Martínez Sierra fue una de las más triunfales. En el teatro Eslava se estrenaron o reestrenaron casi todos los títulos importantes de su producción: Amanecer, El arte de amar, La adúltera penitente, Sueños de una noche de agosto, Rosina es frágil, Cada uno y su vida, El corazón ciego, Don Juan de España, Mujer, Mamá, Para hacerse amar locamente, El reino de Dios, La torre de marfil... Al lado de estos títulos hay que destacar numerosos libretos que, en colaboración con los principales músicos y con los escenógrafos más audaces, dieron lugar a piezas escénicas tan memorables como El amor brujo y El corregidor y la molinera, de Falla; Las golondrinas, de Usandizaga o Navidad, de Turina.

Poco antes de la República María empezó a dar charlas feministas. Era la Presidenta de la Asociación de Educación Cívica, cuyo objetivo principal fue despertar a las mujeres de la clase media. A estas mujeres de la clase media iba dirigido principalmente, su libro La mujer española ante la República, escrito en 1930. El libro lo inició con la siguiente cita: "La Patria, que para los hombres es La Madre, para las mujeres es El Hijo".

Fue elegida diputada en noviembre de 1933 por Granada. El hemiciclo de las Cortes Republicanas tuvo la oportunidad de oír la voz inteligente y sensible de María; la voz de una vocación incansable en contra de la injusticia y en favor de la igualdad. "Es preciso -decía María Lejárraga en la Cámara-, si se quiere libertar al pueblo, librarle de la esclavitud del hambre y de la esclavitud del terror". La noche del 17 de julio de 1936 al salir María del Ateneo, le informan de que en Marruecos se ha sublevado el general Franco. "... Nuestra bien nacida República. Nació en paz, y murió a mano armada", escribiría más tarde María Lejárraga. En el mes de noviembre de 1936 era designada a la Delegación de Berna como agregada comercial para Suiza e Italia. En otoño de 1937, María se hace cargo de una colonia de niños evacuados de España. Al finalizar la guerra comienza un largo exilio con la huida a Francia, donde durante la ocupación nazi, sufrió la clandestinidad, pasó hambre, y tras la liberación de París, vivió ciega, pobre y aislada del mundo.

En septiembre de 1950, María de la O Lejárraga se embarca rumbo a Nueva York, vivirá en México y se trasladará definitivamente a Buenos Aires, donde realiza nuevos proyectos literarios y periodísticos.

Cuando a los 78 años publica en el exilio su autobiografía Gregorio y yo, ya ha pasado para ella mucho dolor y mucha vida. Dos años más tarde publica Una mujer por caminos de España, que es también un libro biográfico en el que cuenta la campaña electoral: emocionante, en una España hambrienta y desgarrada. María de la O Lejárraga murió en Buenos Aires, el 28 de junio de 1974, pocos meses antes de cumplir los cien años. En una de sus últimas cartas, María decía: "Las mujeres socialistas debemos enseñar, enseñar sobre todo una asignatura única: La solidaridad humana".

1 comentario:

  1. Tengo un programa radial en una radio FM de Argentina y en varias oportunidades he contado la vida de esta extraordinaria mujer.El próximo sábado 26 de febrero hablaré sobre ella en el bloque "la historia del día" de mi programa.
    Si les interesa pueden escucharme por internet por: www.fmastral.com.ar , el programa sale en vivo a partir de las 17 y 30 hora argentina
    Mañana lunes 21 de febrero publicaré un artículo sobre este tema en el blog del programa: http://tardesderadioencapilladelmonte.blogspot.com

    ResponderEliminar