domingo, 2 de enero de 2011

Comics para niñas en los 60: La colección Azucena

Conservo algunos tebeos, pocos, de mi niñez. Y los iré compartiendo en el blog, aunque no sé si le interesará a mucha gente.

Azucena La Huerfanita

Los primeros cómics que nacieron en nuestro país no tenían ninguna intención de conectar con las mujeres, ni mucho menos de que ellas fueran lectoras y consumidoras. La cultura era un patrimonio exclusivo masculino y la mujer estaba marginada a hacer los trabajos de casa, cuidar de los hijos y rezar. Se entiende, pues, que el hombre fuera el principal personaje, y no la mujer.

Además, los hombres tenían todo el poder en aquellos momentos, dominaban el mundo editorial: eran los propietarios, editores, dibujantes, guionistas, traductores, impresores y todo lo demás.

Así que los primeros cómics dedicados a las mujeres y niñas fueron creados e ideados por hombres de una época represora y la mujer era sólo un una consumidora pasiva. Desde la posguerra hasta la muerte del dictador los cómics siempre fueron dirigidos por hombres y estaban impregnados de la ideología social franquista.

Con el paso del tiempo la mujer se fue incorporando al cómic, primero como lectora, y después, y gracias a algunos editores perspicaces, que entendieron que los cómics dirigidos a las niñas serían mejor tratados por mujeres, como dibujante profesional.

Entre esas dibujantes está Rosa Galcerán, que fue la que creó en el año 1946 la colección Azucena, la revista de cuentos de hada de obligada lectura femenina en aquella época. Fue la publicación más leída en España durante unos 20 años.

Comenzó a publicarse en 1947, en mis tiempos costaba 1 peseta, y semana tras semana aumentaba el número de ilusionadas lectoras preadolescentes que se entusiasmaban con sus hermosas historias.

Las historietas de Azucena parece ser que solían localizarse al principio en tiempos modernos, pero cuando yo la conocí se ubicaba en reinos fabulosos intemporales, y estaba llena de historias fantásticas y sentimentales. Lo importante de sus personajes es la bondad, sobre todo femenina, que se manifiesta en abnegación y respeto, y con un objetivo final: la boda. Siempre acababan en boda, una manera más de lavarnos el cerebro a las niñas de entonces.

Os dejo algunas portadas más de la colección, aunque como he dicho al principio de esta entrada, iré subiendo algunos cuentos más completos.





7 comentarios:

  1. como dije en una ocacion las mujeres son necesarias para tres cosas: amarlas, protejerlas, y quererlas. para lo demas ellas son autosuficientes.
    es grato descubrir en las mañanas a una a tu lado, que te abrase y que le puedas decir, buenos dias amor.
    no puedo cambiar el pasado, pero si mejorar el presente, y poner un buen futuro, tengo dos hijas a las cuales le he dado la oportunidad de crecer con sus combicciones, la una quiere ser oficial naval, y creo que esta bien, lo primero que le enseñe fue karatte, la otra quiere ser abogada, a ella le enfatise el honor y la decencia.
    soy hombre pero no soy macho, no puedo cambiar el pasado, pero si mejorar el presente, y poner un buen futuro

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado estas portadas. Creo que los comics para chicas son geniales. Nos han enseñado, acompañado y entretenido muchoen nuestra juventud. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Lo más curiosos es que las dibujantes eran mujeres. Hablan de otro franquismo, del franquismo de la "buena gente" de clase media baja y provinciana que no se metía en política y que era buena gente.

    ResponderEliminar
  4. La ilustradora fue una gran dibujante Carmen Guerra,

    ResponderEliminar
  5. Yo los recuerdo con cariño...todas las semanas me compraban uno...se los dejaba a mis primos y ellos me dejaban Hazañas bélicas...
    Una época preciosa de mi vida !!!

    ResponderEliminar