martes, 13 de julio de 2010

Marisa Sáez, la mamá de los Gasol

Rebuscando entre mis viejas fotografías, me he topado con ésta del equipo femenino de basket Cornellá del año 72. Contesto rápidamente a dos preguntas que intuyo os estais haciendo, una: SÍ, hace mucho tiempo, y dos: No, yo no estoy en la foto. Pero sí están algunas de mis compañeras de la clase de 6º de bachillerato diurno del Instituto de Cornellá. Entre ellas Marisa Sáez, la madre de los Gasol. Se la reconoce porque es la más alta de todas, y lleva el número 13.

Hasta hace unas semanas yo no sabía que había compartido clase con la madre de tan famosos deportistas, había leído su nombre en la prensa en numerosas ocasiones pero no lo relacionaba con la Marisa Sáez que recordaba vagamente, una figura altísima con cara aniñada a la que llamábamos la larga.

Fue por casualidad que hace unos días me encontré a otra ex-compañera de aquella clase. Al principio no nos reconocimos, fue después que, viendo que nuestras caras nos eran familiares, fuimos tirando del hilo hasta llegar a aquella situación común de nuestro pasado. Nuestra alegría fue enorme al reconocernos, casi no nos lo podíamos creer, eran nuestras hijas las que se habían hecho amigas y nos habían puesto en contacto, no tenía nada que ver con nosotras. La vida, a veces, nos reserva estas sorpresas.

Claro está, fuimos desgranando recuerdos. La pregunta "¿Te acuerdas de...?" apareció en varias ocasiones en nuestra conversación, siempre seguida de un nombre olvidado en lo más profundo del cerebro que, como si hubiera sido invocado mediante unas poderosas palabras mágicas, emergía de nuevo al exterior. Después de unos minutos de vagas descripciones, anécdotas apolilladas y recuerdos entrañables, la respuesta empezaba invariablemente con un "pues ahora es..." seguido de una profesión brillamte. ¡Mecachis, cuanta gente ha triunfado de aquella generación!

Como resultado de esa conversación dos pensamientos permanecieron en mi mente: Debo ser la única de la clase que no ha conseguido un éxito social, y la Marisa Sáez que yo conocía es la mamá Gasol.


2 comentarios:

  1. esta claro!! el mundo es un clinex!!
    creo que momento de esos de encontrarte con alguien de tu infancia y empezar a recordar nos ha pasado a todos alguna vez y es tannn... taaannn... :D

    ResponderEliminar
  2. Que bueno reencontrarte con antiguas compañeras de estudios y mantener esas conversaciones de viejos recuerdos...
    Natalia

    ResponderEliminar