domingo, 28 de febrero de 2010

Sobre blogs y plantillas

A mi amiga palindropop, que está intentando revitalizar su blog, va dedicado especialmente este post. Voy a hablar de cosas muy elementales que hay que tener en cuenta antes de empezar un blog, sobre todo si se quiere personalizar con plantillas y widgets a nuestro gusto.

Antes que nada, vamos a anotarnos 3 puntos de tipo SEO, de algunos de ellos ya he hablado en otros posts, otros son nuevos.

SEO son las siglas en inglés de Search Engine Optimization, optimización para motores de búsqueda. Puede parecer, ahora que recién acabamos de empezar, que pensar en estos asuntos tan enrevesados es una complicación innecesaria. Pero os aseguro que no lo es. Si escribes un blog es porque quieres que lo lea la mayor parte de personas posible, pero para ello la gente tiene que saber que existe, y la manera más común de darse a conocer es a través de google y otros buscadores. Por tanto, vamos a facilitar a las arañas de googgle que analicen nuestro blog y hablen de el.
Aquí van los tres puntos:

1. Elige bien el nombre de tu blog, que se identifique con la temática sobre la que vas a escribir. El nombre forma parte de la URL, y es el primer asunto que tienen en cuenta los buscadores.

2. Elige bien el título, por el mismo motivo expuesto en el punto anterior.

3. Rellena la descripción. No sirve para posicioner tu blog en Google, pero sí es importante para la imagen que transmites. Vale, yo no lo he hecho todavía, lo tengo entre mis deberes pendientes.

Y ya que hablamos de buscadores, hay otro punto importante para los blogs escritos en catalán, gallego o euskera. Son idiomas que el robot de google no detecta automáticamente, y dependiendo de las primeras palabras que lea, les asignará el idioma que le parezca. Por lo tanto si alguien busca páginas en esos idiomas, estos blogs los descartará, así que hay que indicarles el idioma en la plantilla. ¿Cómo?. Lo diremos más adelante, porque el objetivo de este post es otro, y no vamos a desviarnos.

Estamos decididos a poner una nueva plantilla, las que blogger nos proporciona no nos gustan, ¿qué hacemos?

Buscar en Internet. Hay montones de plantillas gratis, y también de pago si las queremos más exclusivas. Estos son algunos sitios donde podréis encontrar plantillas:Btemplates, Deluxe templates, Ourblogtemplates. En Blogtutorial encontraréis plantillas y montones de tutoriales para principiantes.

Ya tenemos la plantilla, ¿y ahora que hacemos con ella?

En primer lugar, descomprimirla, porque suelen estar comprimidas, y después hay que subirla a blogger. Pero antes de nada, hay que hacer una copia de seguridad de la plantilla que estamos utilizando, por si hay que recuperarla. La podemos hacer de dos maneras. Vamos a nuestro escritorio, Diseño, Edición html y pulsamos donde dice descargar plantilla completa. A mi me gusta más esta otra manera. En nuestro escritorio, edición Html, seleccionamos la casilla Expandir plantillas artilugios, seleccionamos toda la plantilla (Ctr F), copiamos en el portapapeles. Abrimos el Bloc de notas (Inicio, todos los programas, accesorios, bloc de notas) pegamos el contenido del portapapeles, y archivamos. ¿Por qué me gusta más esta segunda forma?. No sé exactamente, puede ser costumbre, puede ser porque se archiva de una forma más manejable para editar con el bloc de notas...

Ahora ya podemos subir nuestra nueva plantilla. En edición html, examinar, buscamos la plantilla en nuestro disco, y subir. Puede que nos pregunte si deseamos conservar los widgets, hay que decir que si, aunque aún así se pueden perder los widgets que teníamos instalados en nuestra plantilla antigua.

Y termino este post poniendo varios enlaces a blogs de ayuda a bloggers. Son los que yo utilizo. En ellos encontraréis personas a las que podéis consultar, os ayudarán sin pedir nada a cambio. Son estos: El escaparate de Rosa, Gema Blog, Tuneando el blog, Pizcos Blog

Espero que os haya servido de ayuda!

martes, 23 de febrero de 2010

23 de Febrero


23F, un día que invita a escribir historias antiguas. ¿Qué hacías el 23F del año 1981?. Es la típica pregunta. Y a partir de ahí, un rosario de respuestas llenas de miedo, de esconder libros y revistas, de esconderse uno mismo, de quemar papeles... Pero no, yo no voy a hablar de aquel día, aunque como todo el mundo que lo vivió, tengo mis propias anécdotas y las recuerdo con mucho detalle.

Tampoco me apetece hablar de este 23F de 2010, 29 años después, un día complicado, aunque ha salido el sol y eso debería bastar para animarse. Si hablara del tema que me preocupa hoy, reflexionaría sobre los celos y que no entiendo lo que me está pasando. También escribiría sobre historias que se acaban y que siento una inmensa tristeza.

23F, un día cualquiera a pesar de todo.

lunes, 15 de febrero de 2010

Viaje a la vista

Estoy planeando hacer un viaje, y aunque es complicado y las arcas están vacías, me llena de ilusión. Si no fuera por la renfe y su sistema de vender billetes, ¡que ladrones!, ya lo tendría cerrado. Ahora, a esperar que la situación se aclare y que el presupuesto me llegue.

domingo, 14 de febrero de 2010

La pre-transición: Mª Angels


Muchos recuerdos han venido a mi mente a partir de la conferencia-meeting del otro día. Historias que tenía olvidadas en algún rincón oculto y que no tenían ninguna intención de salir, quizás porque algunas de ellas eran muy dolorosas. Otras más alegres me provocan una sonrisa cuando las recuerdo.

No fui de esas personas militantes que lucharon activamente contra la dictadura. Bueno, sí lo era, me refiero a que no lo hacía de la forma habitual, no militaba en ningún partido ni organización de izquierdas, pero sí participaba en actos de protesta, algunos de ellos muy peligrosos. Era difícil ser independiente en aquella época, primero porque todos los grupúsculos del signo que fuera, en cuanto atisbaban a una persona a la que se podía captar, iban a por ella con todas las armas disponibles para incorporarla a sus filas. Era complicado no rendirse a los encantos de las múltiples plataformas juveniles extremadamente politizadas. Y en segundo lugar, porque si no pertenecías a algo, te quedabas aislada, y eso, teniendo inquietudes, era muy difícil de soportar.

Yo era una adolescente, y ya trabajaba, además de estudiar. Como tanta gente de mi edad. Y fue en el trabajo donde entré en contacto con ese mundillo político a través de mis mejores amigas. Había allí representación de todas las tendencias, y cada una se integraba en el grupo que más se avenía con su personalidad. Todo se llevaba muy discretamente, muy clandestino, porque cualquier error te podía llevar a la cárcel, y con eso no se jugaba.

La primera persona con la que conecté al instante fue con Mª Angels. Ella pertenecía a una de las pequeñas organizaciones más radicales, de tendencia troskista, troskos, como le llamábamos. Querían imponer la dictadura del proletariado e implantar el poder de las asambleas en las fábricas, y además, por supuesto, querían acabar con el dictador. Era curioso que una persona tan dulce tuviera unas ideas tan agresivas, que rayaban lo sanguinario cuando se trataba de definir los métodos.

Nos reuníamos en su casa los sábados por la tarde un grupo de gente de la empresa. Todos trabajábamos en oficinas, y nuestro ideal era conseguir que se añadiera al grupo gente de fábrica, pero las chicas de fábrica no estaban por la labor, ellas sí tenían miedo.

Mª Angels aún no tenía los 18 años, como todos los demás, y la admirábamos porque ya se había independizado, algo que no era habitual a esa edad y en esa época. Ella pudo hacerlo porque sus padres se habían separado, su padre había desaparecido de su vida y su madre no parecía preocuparse demasiado por su única hija. Vivía con un chico 14 años mayor, un curtido obrero luchador antifranquista que a mi, particularmente, me caía bastante mal. No entendía como ella, una chica tan guapa, inteligente y bien educada, podía estar con un señor tan feo, grosero y malcarado. 

Fue con ellos que viví mi primera aventura al margen de la ley. Era de noche, creo que las 10 de la noche, aunque mi mente es débil y empieza a fallar, podía ser una hora antes, o dos. A esa hora estaba previsto que los trabajadores del turno de tarde de la fábrica de Siemens de Cornellá salieran de la empresa después de terminar su jornada de trabajo. Nosotros éramos unas cuantos chiquillos, 5 o 6, de apenas 16 años, e íbamos cargados de propaganda. Nos repartimos en grupos de dos, y cada uno fue a cubrir una puerta de salida. Yo iba con Mª Angels. Ella estaba muy tranquila porque ya había hecho aquello en otras ocasiones, yo estaba muy nerviosa y actuaba como una autómata. Sonó la sirena de final de jornada, y nos pusimos a tirar las octavillas, dentro y fuera de la fábrica, después corrimos como locas, como si nos persiguiera alguien, pero nadie nos perseguía. Nos fuimos a nuestra casa, por separado, porque una de las normas de seguridad decía que era mejor no reunirse después de una de esas acciones. Me costó dormir esa noche.

Al día siguiente, en el trabajo, Mª Angels y yo nos miramos y nos sonreímos, cómplices, pero no comentamos ni una sola palabra de lo que habíamos hecho la noche anterior. Aquello ya no existía.

He estado intentando recordar lo que ponía en aquellas octavillas y no hay manera, no lo recuerdo. Quizás hablaran de la injusticia de la pena de muerte de Puig Antich, o quizás pidiera solidaridad para alguna de las muchas fábricas de la zona en conflicto, no lo sé...fue mi bautismo de fuego. 

Hubo otras noches como aquella, otras acciones similares, pero no demasiadas si comparo con algunas de mis amigas. Enseguida empezaba a sentirme incómoda en todas las organizaciones políticas con las que contactaba, no me gustaba sentirme manipulada, y me iba. Sólo me quedaba con las amistades, como la de Mª Angels, que era una persona a la que apreciaba mucho. Pero se perdió en el camino, como tantos otros, ahora mismo no sé que será de ella, y de verdad que me gustaría, es una persona que dejó su huella. Quizás otro día hable más de ella.


sábado, 13 de febrero de 2010

Otras maneras de enfrentarse a la crisis?

Es muy recurrente hablar de la película "El día de la marmota" cuando te quieres referir a una situación que se repite una y otra vez, y parece que el tiempo no pasa. A mi me pasó eso mismo anoche en una charla-coloquio a la que asistí que tenía por nombre algo así como "diferentes experiencias para enfrentarse a la crisis".

Para empezar, cuando entré en la sala en la que iba a realizarse tan magno evento no había absolutamente nadie. Eran las 7 de la tarde, la hora en punto a la que tenía que empezar. No sabía que hacer, si irme a mi casa o esperar un poco más. Decidí quedarme mirando algunas fotos antiguas que estaban colgadas en las pared.

Al cabo de un rato se presentó una amiga a rescatarme de mi soledad. Para entrar en la sala había que atravesar un bar-restaurante, y los organizadores de la charla estaban allí, en la barra, tomándose unas cañas. Una de las chicas me había visto pasar y se lo comentó a mi amiga, y ella vino a buscarme para que me uniera a su grupo.

Eramos unas 5 o 6 personas, y allí estuvimos comentando sobre las causas por las que la gente no había acudido a este acto. Excusas salieron a relucir muchas, muchísimas: que era Viernes de Carnaval y las mamás habían estado toda la tarde con sus niños disfrazados paseándolos por el pueblo, como si las mamás tuvieran intención de ir a una conferencia tan sesuda; que hacía mucho frío, esa sí que era una buena razón, yo misma estuve a punto de no salir de casa por ese motivo, y si no fuera porque me había comprometido..., que la gente está muy desmovilizada, por favor, ¿qué lenguaje es ese?, palabras de ese tipo no las escucho desde hace mucho tiempo. A mi la palabra movilización me suena un poco rara, no sé, como a manipulación.

Fue llegando alguna gente más, y finalmente, media hora más tarde de la hora prevista, decidimos entrar a la sala y empezar. En total éramos unas 15 personas, y de ellas 4 ponentes y 6 organizadores. O sea que, haciendo cuentas, público interesado había muy poco... y vale, del público interesado me podéis descontar a mi, que estaba allí por puro compromiso.

Fue entonces cuando pensé que el tiempo se había detenido y estaba en una de esas asambleas de trabajadores de hace 30 años, si no fuera porque en las asambleas éramos 150 personas, y allí sólo estábamos quince. No faltaba de nada, ni el idealista asambleario, ni el cínico radical, ni los trabajadores que se habían quedado en la calle y pedían ayuda. Por supuesto, las posturas eran enfrentadas, y fue curioso ver a 15 personas peleándose y defendiendo diferentes ideas sobre como hay que defender al trabajador y luchar contra la crisis.

Yo recordaba aquellos tiempos de la transición en que siendo muy jovencita intentaba encajar en alguna de aquellas familias, y no había manera. Pero probar, probé, y experiencias tuve muchas. Ya por entonces era muy crítica. Con más razón ahora que han pasado treinta años, y todo ha avanzado, y las cosas han cambiado aunque haya quien no quiera reconocerlo. Mientras ellos se pelean por cuestiones nimias, la vida sigue.

sábado, 6 de febrero de 2010

Más detalles sobre plantillas


Hace días que le doy vueltas al hecho de escribir sobre la pantilla, no me apetece demasiado hacerlo, pero prometí explicar como se iba desarrollando este blog, y lo prometido es deuda. En mi última entrada di el tema por zanjado y anuncié que escribiría sobre el siguiente paso en la creación de un blog, los accesorios de la barra lateral. Pero resultó que el tema no estaba superado, que me encontré con muchos problemas, tantos y tan importantes que me vi obligada a cambiar de plantilla, y también de nombre.

Después de unos días de práctica en tiempo real, me di cuenta que tenía problemas, algunos de ellos insalvables. Por ejemplo, y más importante, la plantilla que había elegido era muy bonita, entraba por los ojos, pero tenía muchos errores de codificación, y cada widget nuevo que quería añadir era una tragedia, tenía que analizar montones de códigos y rectificarlos. O intentar rectificarlos, porque con mi dominio de programación xml y html, que es justito, nunca tenía la certeza de si lo que hacía solucionaba un problema o creaba otros muchos. Primer consejo que me siento capacitada para dar partiendo de mi experiencia, las plantillas adaptadas de wordpress no son aconsejables 100 por 100. Están muy bien para wordpress, pero no contemplan las situaciones específicas de blogger. Es mejor elegir una que haya sido creada especialmente para blogger.

Otro problema importante que me encontré fue la situación de la sidebar en la banda izquierda. Mi plantilla anterior era de 2 columnas, y la sidebar incorporaba varias utilidades que accedían a diferentes servidores, y que por lo tanto necesitaban cierto tiempo para cargarse. Eso significaba que la columna principal, en la que están las entradas, tardaba mucho tiempo en aparecer, y eso era desesperante. Por tanto, segundo consejo, mejor elegir una plantilla en la que las entradas estén a la izquierda y el resto de columnas a la derecha, que se pueda empezar a leer mientras se acaba de descargar todo el contenido.

Estos dos problemas me decidieron a cambiar de plantilla. Pero había un tercer asunto que me rondaba la mente, y que me hizo hacer un cambio radical, incluyendo un cambio de nombre. Había sido tan novata e inocente que le había dado a mi blog un nombre poético con el que me identificaba totalmente, jardín de otoño. Ese nombre tiene dos dificultades, un acento en la i y una ñ. Al principio puede parecer una tontería, a la larga todo son inconvenientes. Los buscadores no te reconocen esas dos letras, las webs de utilidades, la mayor parte anglófilas, tampocos, y al final te rayas y piensas que es mejor cambiar ahora que es el principio y llevas pocas entradas, que estar descontenta con un blog en el que quieres sentirte a gusto.

Para decidir si una plantilla está bien construida, analizar que tenga las partes estándard de una plantilla blogger bien definidas, y a ser posible que las etiquetas se llamen con estas mismas palabras. Son las siguientes:

* Un wrapper es un contenedor o envoltorio.

El outer-wrapper es el contenedor principal del blog, el mayor, el que define el ancho total (que no debería exceder los 960 píxeles) y demás parámetros.

El header-wrapper es el que contiene el encabezado, el logo, etc. El ancho de éste y los demás elementos principales que contiene el outter-wrapper debe ser menor o igual que él para que no se produzcan errores de overflow.

El content-wrapper es el contenedor de contenido, ojo, no es el contenedor de los posts, sino uno mayor que engloba el sidebar y los posts. Su parámetro de ancho debe ser menor o igual al del outer-wrapper.

El main-wrapper es el contenedor de los posts, aqui se puede elegir, por ejemplo, un color de fondo para todo este campo o los márgenes respecto a los límites del content-wrapper, etc.

El sidebar-wrapper es el contenedor del sidebar, es donde se encuentran contenidos todos nuestros widgets y los elementos que hemos incoporado en forma de código html, javascript, imágenes o similares. En caso de que haya más de un sidebar se le suele llamar sidebar1, sidebar2, etc.

El footer-wrapper es aquel contenedor inferior del blog donde se publican los créditos del theme, el hosting, licencias, autores, etc.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Campaña para negar los malos tratos

Me molesta mucho, y también me inquieta, que cada vez que leo una noticia o artículo sobre violencia machista, tener que soportar montones de comentarios negativos subidos de tono, por no llamarlos insultantes, relacionados con el tema en general, con la mujer, y con la ley integral de violencia de género en particular. Ya sea en un periódico, en un blog o en un foro, allá haya donde haya una referencia al maltrato a las mujeres y esté abierta la sección de comentarios, aparecen en tromba ese tipo de críticas.

Parece una campaña muy bien organizada para crear opinión. Según dicen, orquestada por las clases más conservadoras y las asociaciones de hombres que rechazan las medidas protectoras a favor de las víctimas de violencia machista. No sé si será cierto, pero está claro que no son voces sueltas, que están bien dirigidas a un objetivo común, y lo peor de todo es que estas falsedades van calando poco a poco y la gente se las está creyendo.

Por otra parte, de vez en cuando surge alguna voz ultraconservadora que consigue acaparar la atención de los medios de comunicación con mensajes claramente misóginos. Muchos de ellos vienen de la carrera judicial y llevan una clara crítica a las políticas de igualdad del gobierno Zapatero. El último de ellos, el juez sevillano Francisco Serrano quien tacha la ley contra la violencia de género de “discriminatoria” y fruto de la "dictadura" del "feminismo radical", calificándola como "perversa" y atacando el "mito de las denuncias falsas”.

Curiosamente, son los mismos argumentos, aunque con palabras menos agresivas, que se exponen en los comentarios que he mencionado al principio. La ley lo que trata es de defender a un colectivo en riesgo, el de las mujeres maltratadas, y lo puede hacer con más o menos acierto, porque no es perfecta y tiene muchas lagunas, pero al menos lo intenta. Y no deja indefenso al hombre, porque mantiene las mismas garantías judiciales para el denunciado que en cualquier otro caso, y le exige a la denunciante las pruebas del maltrato. Es por eso que el 55% de las denuncias se archivan.

Es entonces cuando los críticos dicen que también hay mujeres maltratadoras, y que las cifras de muertos hombres se esconden mientras que las de mujeres se difunden. Para ello usan unas estadísticas totalmente falsas de hombres asesinados a manos de sus mujeres, que no está comprobada y que nadie sabe de donde ha salido. No se saben sus nombres, los de las mujeres sí.

Hay mujeres asesinas, por supuesto, y probablemente algunas sean maltratadoras, pero no estamos hablando de casos aislados, sino del crimen encubierto más grande del mundo, de todo un problema social de derechos humanos. Antes, estaba silenciado detrás de las puertas del hogar, ahora se intenta que salga a la luz. No me refiero sólo a casos tan graves y reconocidos como los exterminios masivos de mujeres, las violaciones y abusos en épocas de guerra de los que todos hemos oído hablar, o los feminicidios de Ciudad Juárez, la trata de mujeres, la ablación que parecen estar muy lejos. No es así, ¿quién no tiene un familiar, una amiga, una vecina o una conocida que sufra maltrato, ya sea físico o psicológico?, ¿quién no ha oído las voces de una pelea entre una pareja? ¿Quién no ha soportado o visto en personas cercanas, los celos obsesivos de un hombre?. Todo eso es maltrato, y puede llegar con el tiempo, o en situaciones límites, al asesinato.

Un estudio reciente del Observatorio del Poder Judicial contra la Violencia Doméstica y de Género ha echado por tierra la "leyenda" de que la mayoría de las denuncias puestas por mujeres son falsas, y que sólo pretenden un divorcio favorable. Lo argumentan en la cantidad de denuncias que son sobreseidas. En este informe se revela que de 530 casos analizados en toda España sólo en uno había indicios de que la supuesta víctima había mentido. En muchos casos, las mujeres retiran las denuncias por miedo al maltratador, o los magistrados la archivan porque no ven suficientes pruebas de cargo contra el agresor, pero eso no significa que la víctima se haya inventado la denuncia.

Yo estoy en una asociación que trabaja por la erradicación de la violencia de género, y me indignan todas estas mentiras que se dicen. No cobro dinero, lo hago como voluntariado, lo remarco para desdecir otro de los argumentos de esos críticos sospechosos, que según ellos este problema nos lo hemos inventado gente que vivimos de subvenciones. Y como yo, hay mucha gente. Me indigna porque conozco a muchas de esas mujeres, y tienen miedo, y sufren trastornos de todo tipo, y lo pasan mal. Y no hay derecho.