domingo, 13 de septiembre de 2020

Pintoras. Aniversarios destacados del mes de Septiembre (16 al 39)

 CLARA PORGES (1879-1963

Silsersee Richtung Maloja, 1930

El 17 de septiembre de 1879 nacía Clara Porges, pintora alemana modernista. Nacida en Berlín, estudió en varias academias de arte de esa ciudad. Al acabar sus estudios, viajó a Italia y vivió una temporada en Viena, estudiando arte paisajístico. Tras su matrimonio con el virtuoso del violín austríaco Friedrich Walter Porges, se trasladó a Heildeberg, desde donde realizó varios viajes de estudio a Suiza. En una de sus regiones, la Engadina, descubre su fuerte vinculación con el paisaje, y en 1918 se instala en Sils Maria. Durante los siguientes 20 años pasó los veranos en Suiza y los inviernos en Italia. Su obra estuvo a punto de caer en el olvido, hasta que en 1985 se incluyó en la exposición "Das Oberengadin", de personalidades que se habían comprometido artísticamente con la Engadina.

miércoles, 9 de septiembre de 2020

Paisaje en el recuerdo, Lucía Sánchez Saornil

 


                                                PAISAJE EN EL RECUERDO

                                                                Se ahoga en el canal la voz del río 
                                                y el agua que cantaba suena ahora, 
                                                a la luz indecisa de la hora, 
                                                un paisaje sin voz, yerto de frío
                                                                 En finísima nube de rocío
                                                la pereza del agua se evapora, 
                                                y mojando la atmósfera, colora 
                                                de un tenue violeta el praderío. 
                                                                El paisaje en la niebla sepultado,
                                                dudando entre lo real y lo soñado,
                                                un mensaje nos trae en cada cosa. 
                                                                Y tan alto y tan hondo lo sentimos 
                                                que acude la palabra temblorosa 
                                                sólo por recordarnos que vivimos.

                                                                                                          (de Poesía inédita, 1996)

martes, 8 de septiembre de 2020

5 canciones que estimulan la autoestima de las mujeres


En estos tiempos de pandemia, en que las mujeres estamos sufriendo de manera desproporcionada el impacto negativo de la crisis sanitaria, social y económica en la que estamos inmersas, la moral y la autoestima están por los suelos. Lo han demostrado varios estudios de universidades. Así que he pensado en compartir algunas canciones que a mi, personalmente, me levantan el ánimo.


ROZALÉN Y LA SONORA SANTANERA  -  Que no, que no

Llevo un tiempo que no descanso,

que como poco, cuesta sonreír…
He pasado por el aro
y he hecho cosas que no me hacen feliz.

Tengo la bandeja llena de peticiones,
de mil favores, 
y absolutamente nadie pregunta por mí.

Lo pienso y me enciendo un incienso,
y despliego todo el arsenal de velas.
Me paro, respiro, sonrío, me fío,
descorcho una botella.

martes, 1 de septiembre de 2020

Pintoras. Aniversarios destacados del mes de Septiembre (1 al 15)

TARSILA DO AMARAL (1886-1973) 

Cartao Postal, 1928

El 1 de septiembre de 1886 nace la pintora brasileña Tarsila do Amaral, en el seno de una rica familia de hacendados. Está considerada la figura más representativa del movimiento modernista en su país y una de las más importantes del ámbito latinoamericano. En 1920 viajó a París para formarse, allí entabla relación con artistas vanguardistas cuyas técnicas influyeron en su pintura. Tras volver a Brasil se une al llamado "Grupo dos Cinco", integrado por un grupo de escritores y artistas que participaron activamente en la renovación del mundo intelectual y cultural en Brasil.

Más información en Wikipedia

jueves, 27 de agosto de 2020

La lavandera, de Violeta Parra

La lavandera, 1879. Angel Lizcano Monedero

                                                       LA LAVANDERA

                                                       Aquí voy con mi canasto
                                                       de tristezas a lavar,
                                                       al estero del olvido,
                                                       dejen, déjenme pasar.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       Tu cariño era el rebozo
                                                       y nos abrigó a los dos,
                                                       lo manchaste una mañana
                                                       cuando me dijiste adiós.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       En la corriente del río
                                                       he de lavar con ardor
                                                       la mancha de tu partida
                                                       que en mi pañuelo dejó.
                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       Soy la triste lavandera
                                                       que va a lavar su ilusión,
                                                       el amor es una mancha
                                                       que no sale sin dolor.

                                                       Lunita, lunar,
                                                       no me dejes de alumbrar.

                                                       De "Violeta del pueblo", 1976

#MujeresPoetas #PoesíaEnEspañol

sábado, 22 de agosto de 2020

Ida Siekmann, primera víctima del muro de Berlín


Hoy al personaje que quiero dedicarle mi atención es Ida Siekmann, que es considerada la primera víctima del Muro de Berlín y que murió el 22 de agosto del año 1961.

Es una historia estremecedora. Vivía en Berlín cuando el 13 de agosto de 1961 vio como le levantaban un muro delante de la puerta de su casa. Cuando al finalizar la II Guerra mundial en el año 1949 las potencias vencedoras se repartieron la ciudad, el edificio en el que vivía quedó en manos soviéticas. Pero su calle, la acera y los edificios de la acera de enfrente, estaban en zona francesa.

Ida Siekman vivía sola, y al igual que el resto de la ciudadanía de Berlín, se movía interzonas sin ningún problema, para ir a trabajar, a comprar, o a visitar a su hermana. Pero casi 20 años después de acabada la guerra, levantaron el Muro de la noche a la mañana dividiendo la ciudad en dos zonas, y quedó totalmente aislada de sus seres queridos. Ni siquiera podía salir a la calle por la puerta principal, tenía que hacerlo por una trasera. Y días después, empezaron a tapiar las puertas y ventanas de toda la calle. Miembros de los Grupos de Combate de la Clase Obrera y Volkspolizei controlaban a todas las personas que intentaban entrar en las casas, y los residentes eran sometidos a controles rígidos, incluso en los pasillos.

domingo, 11 de agosto de 2019

Cinco días en Nueva York (3)


La Mermaid Parade es un desfile que se celebra anualmente en Conney Island el sábado posterior a la entrada del verano. La gente va disfrazada con motivos marinos, dominando, por encima de los demás, los disfraces de sirena, haciendo honor al nombre del evento.

El cuarto día de mi estancia en Nueva York teníamos previsto, la Batucada que entiende y yo como agregada, dedicarlo a participar en ese desfile junto a la Batucada Fogo Azul. Las Fogo Azul habían elegido para la ocasión el disfraz de flamingo, así que tanto ellas, como nosotras, sus invitadas, íbamos ataviadas de ropaje de color rosa.

El desfile transcurrió por las calles de Conney Island, ante la mirada de cientos de miles de personas y bajo un sol abrasador. En el recorrido atravesamos parajes muy conocidos, sobre todo por aparecer en multitud de películas, como el conocido parque de atracciones. Es más, a veces teníamos la sensación de estar dentro de una de esas películas. Y al final, la traca, las batucadas tocando en la famosa playa de Nueva York, con los pies sumergidos en el agua. Para ellas fue una experiencia inolvidable.

Al finalizar el desfile, agotadas por el esfuerzo y la calor, buscamos un lugar donde comer, pero todo estaba abarrotado, no cabía ni un alfiler. Decidimos comprar comida para llevar y comerla en la calle, sentadas en el duro suelo. No había otro sitio libre.

Después de comer, el grupo más numeroso se dirigió a la playa, dispuestas a exprimir la experiencia mientras quedara un ápice de fuerza. Pero otro grupo mucho más reducido regresamos al hotel, con el ánimo de descansar un rato. En ese grupo estábamos mi amiga y yo.